*Che gelida manina, Si Mi chiamano Mimi, Mimì è tanto malata!, Donde lieta uscì al tuo grido,   Dunque è proprio finita!, Sono andati  Fingevo di dormire.

FEBRERO...

LA BOHÈME

*MADAMA BUTTERFLY.

“La Bohème”. La más humana de las obras de Puccini

 

a Bohème se estrenó en Turín el 1º de febrero de 1896, y desde entonces sigue siendo la más vívida, la más representativa y la más humana de las obras de Puccini y de todo el movimiento verista italiano. La ópera fue inspirada por la novela de Henri Murger (1822-1861) Escenas de la vida bohemia (aunque sería más propio decir en la obra teatral de Louis Théodore Barrière, que basándose en dicha novela se representó con éxito en París, asegurando a Murger un estimable éxito económico y su cuarto de hora de popularidad -Las Escenas de la bohemia, de Henry Murger, aparecieron en forma de folletín en el periódico francés Le Corsaire Satan, entre marzo de 1845 y abril de 1849. Más tarde, con la colaboración de Louis Théodore Barrière, el autor encaró una versión teatralizada de esas escenas y dio a luz a La vida bohemia. El folletín original en forma de libro apareció después con un nuevo título, Escenas de la vida bohemia, al que varios compositores recurrieron después como fuente literaria de otras tantas obras-) superando con facilidad la ópera de igual título y origen, compuesto más o menos simultáneamente por Leoncavallo y estrenada al año siguiente de la de Puccini. El libreto de La Bohème fue adaptado por Giuseppe Giacosa y Luigi Illica, de la versión escénica de Théodore Barrière. Al llegar a este punto no estará de más subrayar el amplio tributo pagado a Francia en sus óperas por los compositores italianos del siglo XIX, al inspirarse reiteradamente en obras literarias y dramáticas de autores franceses, conforme ocurrió en el caso de Lucrezia Borgia, Rigoletto, La Traviata, La Bohème, Tosca, Fedora, L'Amico Fritz, Andrea Chenier, L'Arlesienne y muchas otras.

Gracias a La Bohème, Puccini, cuya Manon Lescaut había logrado ya favorable acogida por parte del público, se convirtió de la noche a la mañana en toda una celebridad. Tosca (1900) y Madama Butterfly (1904) no hicieron más que afirmar su popularidad en todo el mundo, sin demostrar progresos de importancia en su desenvolvimiento creativo.

Puccini había nacido en Lucca el 23 de diciembre de 1858, en el seno de una familia de músicos. Su madre le envió al conservatorio local; allí se pusieron en evidencia los primeros signos de su gran habilidad futura, y a la temprana edad de 17 años había conquistado ya cierto renombre como organista de la iglesia parroquial. Una beca concedida por la reina de Italia, le permitió completar sus estudios en el Conservatorio de Milán bajo la guía de Ponchielli. Muy pronto demostró Puccini una decidida inclinación por el teatro lírico, a despecho de lo cual sus primeras obras no le procuraron mayores satisfacciones. Estaba ya cerca de los 40 cuando gracias a La Bohème se ubicó instantáneamente en el primer rango entre los operistas contemporáneos. A partir de ese momento, el relato de su vida se confunde con la historia de sus obras, cuyos sucesivos estrenos suscitaron periódicamente el más extraordinario interés hasta culminar con Turandot, la ópera que el maestro dejó inconclusa al morir en Bruselas como consecuencia de una intervención quirúrgica (tenía cáncer de garganta, para el que había ido a tratarse allí y del que solamente su hijo conocía la gravedad real -Puccini era un fumador compulsivo-), el 29 de noviembre de 1924.

Durante los 30 años que se prolongó su incesante actividad creadora, este músico admirablemente dotado asumió a veces un imprevisible rol de financista, especie de magnate del arte prácticamente sin precedentes en la esfera musical. Hubo ocasiones en que llegó a ofrecer precios exorbitantes para conseguir los derechos sobre un tema que le interesaba, desplazando a algún colega no tan influyente y menos acaudalado. También podría decirse de él que explotó algunas de sus fórmulas de éxito más allá del límite razonable. Pero en su única ópera de asunto cómico, Gianni Schicchi, logró decantar y cristalizar con mano maestra el espíritu de los dos primeros actos de La Bohème.

El compositor de La Bohème fue un auténtico creador, por mucho que ciertos críticos y compositores hayan pretendido rebajarlo al nivel de un fácil artesano; un estratega del bel canto vocal de sus tenores; un pintor de situaciones conmovedoras y espectaculares; un proveedor de melifluas y azucaradas melodías. En la estructura arquitectónica del drama de La Bohème hay sin capaz de extractar hasta la última gota de provecho del rango embargo, un notable equilibrio entre todos los elementos que han hecho de ella una de las óperas más firmemente asentadas en la predilección popular; el lustre de las melodías y efectos vocales; la mesurada y contrastante abundancia de los episodios animados que en cierto momento parecerían inclinarse hacia la farsa. El primer diálogo entre el poeta Rodolfo y el pintor Marcelo, su agitación y su vano esfuerzo por vencer el frío, la imprevista llegada de Schaunard el músico, y el conjunto que se origina a propósito de las viandas de que dispone el grupo de bohemios; la espontaneidad de la conversación con el casero, M. Banoît; durante el segundo acto, las tretas de la coqueta Musetta, y la parada militar; el cuarteto de la Barrière d'Enfer (efectiva réplica del sexteto de Lucia y del cuarteto de Rigoletto); en el cuarto acto, el melancólico duetto de los dos jóvenes artistas, la escena y aria de Colline, el filósofo, son invenciones de un vigor inagotable y de una vis teatral que denuncia en él a un genuino maestro de la commedia in música. Que haya sido capaz de ligar entre sí todos esos rasgos individuales cuyo ingenio evoca sin duda el de Falstaff, y esos enredos amorosos en los que la seducción vocal predomina con tan genuína destreza, no es la menos importante de sus proezas. La orquestación es hábil y compleja, sin anegar jamás en su sonoridad la melodiosa línea vocal que confía a sus cantantes. Hay un atisbo de procedimiento wagneriano en la forma en que los temas reaparecen a medida que se desenvuelve la acción, por más que ello ocurra en Puccini en una forma simple y espontánea que la aleja de los métodos sinfónicos empleados por Wagner en Tristan o en Parsifal.

La sentimental atracción de esa historieta se ve acentuada por su lógica continuidad, la invención anecdótica y sobre todo por la inimitable aplicación del material musical. En una época en que el teatro lírico, a continuación de las titánicas convulsiones de Bayreuth y de los afectados matices del debussismo se empeñaba en marchitarse en insustancial alambicamiento, Puccini tuvo la suerte -o el acierto- de expandir a través del mundo una forma tensa, concisa y dramática que era eminentemente adecuada a la escena teatral. Su progenie artística es enorme e incluye hasta El Cónsul y La Ópera de tres centavos. Desde entonces y contraviniendo las lecciones que él tan bien enseñara, muchos compositores de todos los países y escuelas han olvidado, deliberadamente o no, que el teatro tiene aún imperativas necesidades que la búsqueda de lo abstracto o una naturaleza puramente técnica, no pueden llegar a satisfacer.

Puccini trató las voces con un cuidado que jamás admitió desfallecimiento, sus melodías se expanden con amplitud y decisión, gracias a su fuerza, entonación y movimiento, que les imparten de común acuerdo su inconfundible naturaleza. Se requiere todo el cálido squillo de una soprano italiana para expresar todo su brío y su morbidez. El rol de Mimí, contrariamente a lo que ocurre con los de Floria Tosca o la princesa Turandot, no reclama una tesitura particularmente exigente, salvo quizás el do agudo que cierra el primer acto y que debería cantarse a media voz. En cuanto al rol de Rodolfo, constituye una de las más temidas y consagratorias pruebas de fuego para un tenor de medio carácter. Los intérpretes, no satisfechos con cantar un vibrante do agudo en la culminación del aria del primer acto Che gélida manina, que a veces se ven obligados a transportar un semitono abajo, como consecuencia del gradual incremento del pitch, desde el año 1896, se han habituado por tradición a terminar el duetto del primer acto o soave fanciulla no en el mi que indica la partitura, sino al unísono con el do sostenido de Mimí.

 

Resumen argumental

Primer acto

En una bohardilla del barrio latino de París.

En el interior de un ático que ocupan en el Barrio Latino, y a través de cuyos inclinados ventanales se divisa imponente y sugestivo el panorama nevado de la ciudad inmensa en plena estación invernal, el pintor Marcelo y el poeta (¿o periodista?) Rodolfo, tratan en vano de calentarse durante una cruda noche del año romántico de1830. Poco tardarán en reunirse a sus ateridos amigos, otros dos miembros conspicuos de la pintoresca banda de bohemios que los cuatro constituyen, y que sólo Dios sabe cómo subsisten.

Gracias al dinero de cierto Milord a la pesca de un músico, Schaunard ha logrado providencialmente los francos necesarios para convertir de improviso el hambre en saciedad.

La improvisada fiesta sufre una imprevista interrupción al hacerse presente, atraído por el bullicio, el casero Benoît, quien aspira a poner al día la atrasada cuenta de los alquileres. Dispuestos a no pagar tampoco ese día, los jóvenes lo inducen hábilmente a referirse a sus éxitos amorosos, debilidad a la que es propenso el vejete, y concluyen expulsándolo con cómica violencia, bajo acusación de liviandad e inconducta inaceptables en un hombre de su edad y condición.

Excepción hecha de Rodolfo, quien debe concluir un artículo de fondo (?) que destina a "El Castor" -periódico que le cuenta entre sus más expectables colaboradores-, todos se marchan luego a seguir la juerga en el Café de Momús, su punto de cita habitual, donde -ante la demora inmediata del poeta- han de aguardar luego su llegada. Apenas ha quedado solo Rodolfo, disponiéndose a reanudar su trabajo, le sorprenden unos golpes aplicados a la puerta de la bohardilla. Es Mimí, una joven -bordadora de profesión y al parecer vecina de los bohemios- quien desprovista de fuego ha venido a buscar lumbre para su candela. Mimí pierde la llave en la semipenumbra del ático y mientras ambos la buscan, las manos de Rodolfo (quien ha encontrado ya la llave mas no está dispuesto todavía a admitirlo) rozan como por casualidad las de la muchacha, heladas y trémulas. El joven le habla de sus sueños de poeta y ella le cuenta sencillamente su propia historia. Las manos se unen, los corazones comienzan a latir al unísono, y pronto ellos mismos, convertidos en una nueva pareja de fervientes enamorados partirán rumbo al café donde la bohemia los aguarda.

 

Segundo acto

En el cafe de Momüs.

En la terraza del café los recién llegados Rodolfo y Mimí -que es presentada a los bohemios- se suman al animado grupo. Marcelo está particularmente convulsionado por el arribo de la coquetísima Musetta a quien ama y que le da achares con un viejo admirador, el rico Alcindoro. Este la abruma con su obsequiosidad y la muchacha visiblemente atraída por el gallardo y apasionado pintor canta -para reconquistarlo- su famoso e intencionado vals. A poco se libra con una treta de la presencia del pegajoso anciano pretextando que uno de sus zapatos le aprieta demasiado y debe ir en busca de un nuevo par. Tan pronto como Alcindoro, aunque no de muy buen grado emprende el camino hacia la zapatería (en ese tiempo, al parecer, las tiendas funcionaban hasta bien entrada la noche), Musetta se suma jubilosa al grupo de alegres bohemios. Se oyen cada vez más próximos los sones de una retreta militar, y cuando la multitud, atraída por la música, corre hacia la bocacalle para ver pasar a los soldados, la alegre pandilla emprende oportuna retirada, dejando a Alcindoro -para cuando regrese- la enojosa tarea de abonar la consumición general. Como no conserva más que uno de sus zapatos, Musetta es llevada en vilo por el Filosófico Colline y el enamorado Marcelo.

 

Tercer acto

La Barrière D'enfer, una de las puertas de acceso a París.

Amanece en París. Es pleno invierno. Nieva suavemente en aquel extremo del boulevar que desemboca en la carretera de Orleans. A la izquierda se alza una pequeña taberna, momentánea residencia de Marcelo y su amiga, con la cual no cesa de disputar airadamente. Ha trocado la pensión para ambos por la decoración del frente, tarea a la que aplica actualmente sus dotes de pintor.

Mimí llega hasta el minúsculo cabaret ansiosa de hablar con Marcelo. La muchacha se siente muy enferma, mas en procura de un pretexto para alejarse de su amigo el poeta, cuyos absurdos celos no puede soportar, le asegura al pintor que éste es el único motivo por el cual va a separarse de Rodolfo. Este llega también en busca de su amigo, y Mimí, oculta, escucha la conversación que ambos sostienen. A su vez, el poeta pretende que Mimí es una coqueta sin remedio, que se deja galantear por todo el mundo. Mas apremiado por Marcelo, Rodolfo concluye por admitir la verdad, pronunciando estas palabras que desgarran el corazón de la oculta Mimí a la vez que inquietan al pintor, consciente de la presencia de aquélla: "Esta muy enferma; y para devolverle la vida... no basta el amor." Hace falta dinero, y eso no puede proporcionárselo él, pobre poeta sin ocupación fija. La tos que Mimí no puede ya contener, denuncia su presencia. En conmovedor diálogo, ambos deciden separarse pronto. Con la tierna conversación se mezclan los improperios que intercambian airadamente, en plena enésima disputa Marcelo y Musetta, originándose así el célebre cuarteto que cierra la acción del tercer acto.

 

Cuarto acto

La misma bohardilla del primer acto.

Aparentemente abandonados por sus respectivas amigas, el pintor y el poeta han retornado al viejo ático que tantos recuerdos encierra para ellos. Uno y otro pretenden engañarse –sin conseguirlo- acerca de la verdadera importancia que atribuyen a la doble ausencia de Mimí y Musetta. Cuando a poco llegan sus amigos, todos bailan alegremente para levantar el ánimo decaído. La cómica escena desemboca sin transición en el trágico epílogo, al aparecer Musetta en el vano de la escalera, presa de inusitada agitación. Les anuncia que Mimí ha quedado aguardándola en la planta baja, puesto que sus actuales fuerzas no le alcanzan para ascender hasta la bohardilla por sus solos medios. Los cuatro amigos vuelan en auxilio de la enferma, y de retorno con ella, la acomodan tiernamente en un lecho que disponen sumariamente en el centro de la estancia. La pobre muchacha, sintiéndose morir, le ha pedido a Musetta que la acompañase hasta la vieja y querida bohardilla que fue testigo de sus amores con Rodolfo y donde, a despecho de las continuadas riñas, ha vivido las únicas horas felices de su existencia. Mientras Rodolfo se esmera inútilmente por entibiar entre las suyas las manos de la enferma, Musetta decide empeñar sus pendientes para comprarle el pequeño manguito por el cual suspira la moribunda. Y el heroico Colline -en uno de los pasajes más conmovedores e inspirados de la magistral partitura- comprende que es su deber empeñar también el viejo -y único- gabán de que dispone, para comprar lo que demanden el alivio -o la curación- de la pobre Mimí. Durante un momento quedan solos en el ático los antiguos amantes, recordando nostálgicos las más bellas horas del pasado. Los amigos retornan con el manchón y un poco de vino cordial para calentar a la moribunda. Esta parece reposar. Rodolfo sólo comprende la verdad cuando la lee en los rostros acongojados de sus amigos. Mimí ha muerto con la misma suave dulzura con que viviera, y sobre su cuerpo exánime estallan los sollozos del poeta a quien tanto amara la frágil heroína del romance de Murger, salvada del olvido por la música inmortal de Giacomo Puccini.

 

                                                                            Juan Manuel Puente

 

 

 

Texto en español e italiano.

                                                          Personajes

 

RODOLFO        

MARCELO

SCHAUNARD

COLLINE

MIMÍ

MUSETTA

ALCINDORO

BENOÎT

                          Poeta, Amante de Mimí     

                      Pintor, Amante de Musetta

                      Músico

                      Filósofo

                      Modistilla, Amante de Rodolfo

                     Amante de Marcelo

                     Viejo Protector de Musetta

                      Casero de los Bohemios

                                  Tenor

                               Barítono

                               Barítono

                                   Bajo

                             Soprano

                             Soprano

                                   Bajo

                                   Bajo

 

La acción se desarrolla en el Barrio Latino de París en el año 1840

ACTO PRIMERO

 

En la Buhardilla

 

(Amplia ventana desde la cual se

divisan tejados cubiertos de nieve.

A la izquierda una estufa. Una mesa,

una cama, un caballete con una tela

esbozada, un taburete, una cama.

Libros esparcidos, pilas de papeles,

dos candelabros, cuatro sillas, un

armario pequeño,. Una puerta en

el centro; otra, a la izquierda.

Rodolfo, en la ventana, mira hacia

fuera, meditabundo. Marcelo

trabaja en su cuadro "El paso del

Mar Rojo", con las manos rígidas

por el frío, que calienta con su

boca. Cambia de posición con

frecuencia debido al intenso frío)

 

MARCELO

(Sentado, mientras está pintando)

Este Mar Rojo me empapa

y me deja aterido de frío como si

me cayese encima, de un golpe.

Para vengarme, ahogaré al Faraón.

 

(Vuelve a su tarea. A Rodolfo)

 

¿Qué haces!

 

RODOLFO

(Girándose un poco)

En los cielos grises

contemplo humear

las miles de chimeneas de París,

 

(Señala su estufa, sin fuego)

 

y pienso en esta holgazana, vieja,

escuálida y engañosa chimenea

que vive ociosa,

como un gran señor.

 

MARCELO

Sus honestas rentas

hace tiempo no recibe.

 

RODOLFO

Y esos estúpidos bosques,

¡qué hacen ahí, bajo la nieve?

 

MARCELO

Rodolfo, quiero decirte

un pensamiento mío, profundo.

 

(mientras se sopla en los dedos)

 

Tengo un frío de perros.

 

RODOLFO

(acercándose a Marcelo)

Y yo, Marcelo, no te oculto

que no creo en el sudor de la frente.

 

MARCELO

Tengo helados los dedos;

casi como si los tuviese metidos

en ese carámbano enorme,

que es el corazón de Musetta.

 

(Emite un largo y burlón suspiro

y deja de pintar; suelta la paleta y

los pinceles)

 

RODOLFO

El amor es una estufita

que nos consume demasiado...

 

MARCELO

...y muy deprisa!

 

RODOLFO

...en ella, el hombre es la brasa.

 

MARCELO

...y la mujer es el altar...

 

RODOLFO

...el uno arde en un soplo...

 

MARCELO

...¡y la otra se queda mirando!

 

RODOLFO

Mientras tanto, aquí nos helamos...!

 

MARCELO

...¡y nos morimos de hambre!

 

RODOLFO

Necesitamos un fuego...

 

MARCELO

(Agarrando una silla y haciendo el

acto de romperla)

Espera... ¡sacrificaremos la silla!

 

(Rodolfo impide la acción de Marcelo,

con alegría, por una idea que se le

acaba de ocurrir)

 

RODOLFO

¡Eureka!

 

MARCELO

¿Lo has encontrado?

 

RODOLFO

(Corre hacia la mesa y saca,

un voluminoso manuscrito)

¡Sí! Aguza el ingenio...

¡Que ardan en llamas las ideas!

 

MARCELO

(señalando su cuadro)

¿Quemamos el Mar Rojo?

 

RODOLFO

No; apesta la tela pintada.

Mi obra de teatro...

¡Que nos caliente mi fogoso drama!

 

MARCELO

(Teatralizando un gesto de espanto)

¿Vas a leerlo quizás?

Me congelaría aun más.

 

RODOLFO

No;

que el papel se convierta en cenizas

y la inspiración vuele a los cielos.

 

(Declamando, grandilocuente)

 

Al siglo, gran daño le amenaza...

Está Roma en peligro...

 

MARCELO

(Exagerando)

¡Qué gran corazón!

 

RODOLFO

Para ti el Acto Primero...

 

MARCELO

¡Dame!

 

RODOLFO

¡Rompe!

 

MARCELO

¡Quémalo!

 

(Rodolfo golpea con un atizador,

enciende una candela y va hacia la

estufa con Marcelo; Los dos hacen

arder una parte del manuscrito.

Luego, cogen un par de sillas en

las que se sientan frente al fuego

y se calientan con todo placer)

 

RODOLFO, MARCELO

¡Qué bello resplandor!

 

(Se abre, ruidosamente, la puerta

y entra Colline tiritando, helado

sacudiéndose los pies. Arroja

sobre la mesa un paquete

de libros atado con un pañuelo)

 

COLLINE

Ya se ven las señales

del Apocalipsis...

¡En Nochebuena

no se aceptan empeños!

 

(Se interrumpe, sorprendido al ver

la estufa funcionando)

 

¡Un fuego!

 

RODOLFO

(A Colline)

¡Calla!

Se está representando mi obra...

 

MARCELO

...en el fuego.

 

COLLINE

La encuentro centelleante.

 

RODOLFO

Vivaz.

 

(El fuego va apagándose)

 

COLLINE

Pero dura poco.

 

RODOLFO

La brevedad: una gran virtud.

 

COLLINE

(Quitándole la silla a Rodolfo)

Autor: ¡dame la silla!

 

MARCELO

Estos intermedios

hacen morir de aburrimiento.

¡Rápido!

 

RODOLFO

(En las manos, tiene otra parte del

manuscrito)

¡Acto Segundo!

 

MARCELO

(A Colline)

No rechistes.

 

(Rodolfo rompe parte del

manuscrito y lo arroja a la

estufa: el fuego se reaviva.

Colline acerca la silla y se

calienta las manos; Rodolfo de pié,

con lo que queda del manuscrito)

 

COLLINE

¡Sabia razón!

 

MARCELO

!El color exacto!

 

RODOLFO

En ese azul resplandor, se esfuma

una ardiente escena de amor...

 

COLLINE

Crepita una página...

 

MARCELO

... donde había besos...

 

RODOLFO

Ahora, quiero oír, de un golpe,

tres actos.

 

(Arroja al fuego el resto del

manuscrito)

 

COLLINE

¡Así son las ideas de los audaces!

 

TODOS

(Aplauden, con entusiasmo)

Se desvanece la belleza

en alegre llamarada...

 

(Las llamas, poco a poco, van

decreciendo)

 

MARCELO

¡Oh, Dios! Ya declinan las llamas...

 

COLLINE

¡Qué fútil! ¡Qué obra tan frágil!

 

MARCELO

Resplandece, se encrespa, muere....

 

COLLINE, MARCELO

(el fuego se apaga)

¡Abajo, abajo el autor...!

 

(Por lo puerta entran dos niños,

llevando uno, comida,

botellas de vino y cigarros;

y el otro, un haz de leña.

Marcelo, Rodolfo y Colline

se vuelven y, gritando, se

lanzan,  hacia las provisiones,

que ponen sobre la mesa.

Colline coge la leña y la pone

junto a la chimenea)

 

RODOLFO

¡Leña!

 

MARCELO

¡Cigarros!

 

COLLINE

¡Burdeos!

 

RODOLFO

¡Leña!

 

MARCELO

¡Burdeos!

 

TODOS

¡La abundancia de una feria

nos ha regalado el destino...!

 

(Los muchachos se van. Schaunard

entra, con aire triunfal, arrojando

unas monedas al suelo)

 

SCHAUNARD

¡El banco de Francia

por vosotros entrará en quiebra!...

 

COLLINE

(Recogiendo las monedas junto a

los otros)

¡Recógelas! ¡Recógelas!

 

MARCELO

(Incrédulo)

¡Son piezas de plata!

 

SCHAUNARD

(Le muestra una moneda)

¿Estás sordo?... ¿Estás ciego?

¿Quién es este hombre?

 

RODOLFO

(Inclinándose)

¡Luis Felipe!

¡Me inclino ante mi rey...!

 

TODOS

¡A nuestros pies está Luis Felipe!

 

(Schaunard quiere contarles su

buena suerte, pero los demás no lo

escuchan. Van y vienen atareados,

disponiendo todo sobre la mesa y,

la leña, en la estufa)

 

SCHAUNARD

Ahora voy a contaros algo,

pues este oro, o mejor dicho, plata,

tiene su historia peculiar...

 

RODOLFO

(Poniendo leña en la estufa)

¡Templemos la estufa!

 

COLLINE

¡Ha padecido tanto frío...!

 

SCHAUNARD

Un inglés... un señor...; lord

o milord, o lo que fuera, quería

que un músico...

 

MARCELO

(Tirando de la mesa los libros de

Colline)

¡Fuera! ¡Pongamos la mesa!

 

SCHAUNARD

¿Yo? ¡Vuelo!

 

RODOLFO

La lumbre, ¿dónde está?

 

COLLINE

Ahí.

 

(Prenden fuego en la estufa)

 

MARCELO

Coge aquí

 

SCHAUNARD

...y me presento...

Me acepta, le pregunto...

 

(Ponen las viandas en su sitio;

Rodolfo enciende la otra vela)

 

COLLINE

¡Asado frío!

 

MARCELO

¡Pasteles!

 

SCHAUNARD

...¿Para cuándo las lecciones?

 

(viendo que nadie le hace caso)

 

Me presento, me acepta,

le pregunto:

¿Cuándo empezamos...?

Responde:

 

(Imitando el acento ingles)

 

"Comenzaremos...¡Mire!"

Y me señala un papagayo

que hay en un primer piso.

Después, añade:

"Usted tocar hasta que ése morir"

 

RODOLFO

La sala refulge espléndida

 

MARCELO

(pone las dos velas sobre la mesa)

Ahora, las velas.

 

SCHAUNARD

Y sucedió así:

Toqué durante tres largos días...

Entonces, usé el encanto

de mi bella presencia...,

seduje a la doncella...,

le di perejil.. al loro...

 

MARCELO

Comer... ¿sin mantel?

 

RODOLFO

No; tengo una idea...

 

(Saca, de uno de sus bolsillos, un

periódico; y lo despliega)

 

MARCELO, COLLINE

¡El Constitucional!

 

RODOLFO

¡Qué buen papel!

¡Comamos y devoremos!

 

(Extienden el periódico en la mesa,

como un mantel. Rodolfo y Marcelo

acercan las cuatro sillas a la mesa;

mientras, Colline sigue atareado

con los platos de comida)

 

SCHAUNARD

...el lorito extendió sus alas,

el lorito abrió el pico,

un poco de perejil;

y ¡murió como Sócrates

 

(Viendo que nadie le hace caso,

agarra a Colline, que pasa por

su lado con un plato)

 

COLLINE

(A Schaunard)

¿Quién?

 

SCHAUNARD

(Enfurruñado)

¡Idos todos al infierno!...

 

(Viendo a los otros a punto de

comerse el pastel de carne fría)

 

Pero bueno, ¿qué es lo que hacéis?

 

(Con gesto solemne, pone la mano

sobre los alimentos e impide que

los amigos los coman; después,

los toma y los mete en el armario)

 

¡No! Esta comida es la reserva

para los días futuros,

tenebrosos y oscuros.

¿Cenaremos en casa

el día de Nochebuena mientras

en el Barrio Latino se llenan

las calles de salchichas y golosinas?

¿cuando un olor a frituras

embalsama las callejas?

Allí, las chicas cantan alegres...

 

TODOS

(Rodean a Schaunard, entre risas)

¡La Noche de Navidad!

 

SCHAUNARD

...y todas desean tener

a un estudiante!

Un poco de tradición,

señores míos:

se bebe en casa,

pero se come fuera...

 

(Rodolfo cierra la puerta con

llave; luego, van todos hacia

la mesa y sirven el vino)

 

BENOÎT

(Desde fuera, llamando a la puerta)

¿Se puede?

 

COLLINE

¿Quién es?

 

BENOÎT

Benoît.

 

MARCELO

¡El dueño de la casa!

 

(Dejan los vasos sobre la mesa)

 

SCHAUNARD

Dale con la puerta en las narices.

 

COLLINE

(Grita)

¡No hay nadie!

 

SCHAUNARD

¡Esta cerrado!

 

BENOÎT

Una palabra.

 

SCHAUNARD

(Después de consultar con

los demás, va a abrir)

¡Una sola!

 

(Entra Benoît sonriendo)

 

BENOÎT

(ve a Marcelo y le muestra un

papel)

El alquiler.

 

MARCELO

(muy cordialmente)

¡Eh! ¡Dadle una silla!

 

RODOLFO

¡Enseguida!

 

BENOÎT

(A la defensiva)

No hace falta. Quería...

 

SCHAUNARD

(Insistiendo, y con dulce violencia,

le hace sentarse)

¡Siéntese!

 

MARCELO

(Le ofrece un vaso a Benoît)

¿Quiere beber algo?

 

BENOÎT

Gracias.

 

RODOLFO, COLLINE

¡Brindemos!

 

SCHAUNARD

Beba

 

(Beben. Benoît, Rodolfo, Marcelo y

Schaunard sentados, Colline de pie.

Benoît deja el vaso sobre mesa

y le muestra a Marcelo el papel)

 

BENOÎT

Este es el último trimestre...

 

MARCELO

(Con ingenuidad)

Muy bien...

 

BENOÎT

Pues, por tanto...

 

SCHAUNARD

(Interrumpiéndolo)

Un sorbo más.

 

(Rellenando el vaso)

 

BENOÎT

Gracias.

 

RODOLFO, COLLINE

(Se ponen de pie)

¡Brindemos!

 

(Todos acercan su vaso

al de Benoît)

 

TODOS

(De pie)

¡A su salud!

 

(Se sientan y beben. Colline

coge el escabel del caballete,

y se sienta él también)

 

BENOÎT

(a Marcelo)

A usted me dirijo

porque el trimestre pasado

me prometió...

 

MARCELO

¡Lo prometí y lo mantengo!

 

(Señala las monedas

que están sobre la mesa)

 

RODOLFO

( en voz baja a Marcelo)

¿Qué haces?...

 

SCHAUNARD

¿Estás loco?

 

MARCELO

(A Benoît)

¿Lo ve? Ahora, vamos,

quédese un momento en nuestra

compañía.

 

(Apoyándose sobre la mesa)

 

Dígame: ¿cuántos años tiene,

querido señor Benoît?

 

BENOÎT

Los años... ¡Por favor!

 

RODOLFO

Más o menos, de nuestra edad.

 

BENOÎT

(protestando)

Más, muchos más.

 

(Mientras hacen hablar a Benoît,

le llenan el vaso conforme lo va

vaciando)

 

COLLINE

Ha dicho más o menos...

 

MARCELO

(Bajando la voz y con un tono

pícaro, de complicidad )

La otra noche, en el Mabil...

¡lo han pillado

en pecado de amor...!

 

BENOÎT

(Nervioso)

¿A mi?

 

MARCELO

¿Lo niega?

 

BENOÎT

Una casualidad.

 

MARCELO

(Adulándolo)

¡Hermosa mujer!

 

BENOÎT

(Medio iluminado, de pronto)

¡Ah! ¡Mucho!

 

SCHAUNARD

(Dándole golpecitos en el hombro)

¡Pillín!

 

RODOLFO

¡Bribón!

 

COLLINE

(golpea sobre el otro hombro)

¡Seductor!

 

MARCELO

(Magnificando)

¡Una fiera...! ¡Un cañón...!

 

RODOLFO

El señor tiene buen gusto.

 

BENOÎT

(Riéndose)

¡Bueno, bueno!

 

MARCELO

El pelo rizado y hueco.

 

SCHAUNARD

¡Pícaro!

 

MARCELO

Él se pavoneaba, sacaba pecho...

 

BENOÎT

Soy viejo, pero robusto.

 

COLLINE, SCHAUNARD, RODOLFO

(Con irónica admiración)

Él se pavoneaba, sacaba pecho...

 

MARCELO

A él se rendía

la femenina virtud.

 

BENOÎT

(Con plena confianza)

Tímido cuando joven;

ahora me resarzo.

Ya se sabe, es un "divertimento"

cualquier mujercita alegre... y ...

un poco...

 

(Dibuja curvas femeninas)

 

No digo una ballena

o un mapamundi

o una cara redonda, de luna llena,

pero, delgada, flaca... ¡no!

¡desde luego que no!

Las mujeres delgadas

son insoportables

siempre... neuróticas...

y están llenas de dolores,

se quejan...;

por ejemplo: mi mujer...

 

(Marcelo da un puñetazo

y se levanta; los otros lo imitan,

Benoît les mira, estupefacto)

 

MARCELO

(con fuerza)

¡Este hombre está casado

y tiene deseos impuros

en el corazón!

 

LOS DEMÁS

¡Qué horror!

 

RODOLFO

Y envilece, y mancilla

nuestra honrada casa.

 

(Benoît, pálido, se levanta e

intenta, inútilmente, hablar)

 

LOS DEMÁS

¡Fuera!

 

MARCELO

¡Es necesario esparcir incienso!

 

COLLINE

¡Y deshacerse del réprobo!

 

SCHAUNARD

¡La moral ofendida

es la que os expulsa!

 

BENOÎT

(Gritando)

Yo no... Yo no...

 

RODOLFO, COLLINE, MARCELO

(Rodeandolo y empujándolo,

poco a poco, hacia la puerta)

¡Silencio!

 

BENOÎT

(Cada vez mas atónito)

Señores míos...

 

LOS DEMÁS

(Empujando a Benoît)

¡Silencio!...¡Váyase, señor!...

 

(Todos mirando hacia el

rellano de la escalera)

 

¡Váyase de aquí! Y...

¡Buenas noches

a vuestra señoría!

¡Ja, ja, ja, ja...!

 

(Volviendo al centro del

escenario, riendo)

 

¡Ja, ja, ja, ja...!

 

MARCELO

(Cierra la puerta)

Ya he pagado el trimestre.

 

SCHAUNARD

¡En el Barrio Latino

nos espera Momus!

 

MARCELO

¡Viva quien gasta!

 

LOS DEMÁS

¡Compartamos el botín!

 

(Se reparten las monedas)

 

RODOLFO, COLLINE

¡Repartamos!

 

MARCELO

(Pone, frente a Colline, un

espejo roto)

Ahí fuera hay bellezas

caídas del cielo.

Ahora que eres rico,

adecenta tu imagen.

Oso: ¡córtate el pelo!

 

COLLINE

Conoceré por primera vez

a un barbero.

Guiadme, pues,

al ridículo ultraje

de una navaja de afeitar.

 

MARCELO, SCHAUNARD, COLLINE

(Cómicamente)

¡Andando!

 

RODOLFO

Yo me quedo, para terminar

el editorial del "Castor"

 

MARCELO

Apresúrate.

 

RODOLFO

Cinco minutos; conozco el trabajo.

 

COLLINE

Te esperamos abajo,

donde el portero.

 

MARCELO

Si tardas, vas a oír qué coro...

 

RODOLFO

Cinco minutos.

 

(Coge una luz y va a abrirles.

Marcelo, Schaunard y Colline

bajan por la escalera)

 

SCHAUNARD

(Al salir)

Córtale rala la cola a tu "Castor"

 

MARCELO

(Desde fuera)

Ojo con la escalera

¡Sujetaos en la barandilla!

 

RODOLFO

(En el rellano de la escalera,

alzando la luz)

¡Despacio!

 

COLLINE

(Fuera)

¡Está muy oscuro!

 

(Las voces se van

alejando cada vez mas)

 

SCHAUNARD

¡Maldito portero!

 

(se oye un ruido)

 

COLLINE

(Gritando)

¡Maldita sea!

 

RODOLFO

Colline, ¿estás muerto?

 

COLLINE

(Desde abajo)

¡Todavía no!

.

MARCELO

¡Ven enseguida!

 

(Rodolfo cierra la puerta.

Sobre la mesa coloca tinta y

papel, y se pone a

escribir. Escribe, deja de

escribir, piensa, vuelve a la

escritura. Se pone nervioso,

destruye lo que había escrito

y tira la pluma, con genio)

 

RODOLFO

(Desalentado)

No estoy en vena.

 

(llaman tímidamente a la puerta)

 

¿Quién es?

 

MIMÍ

(Desde fuera)

Disculpe.

 

RODOLFO

(levantándose)

¡Una mujer!

 

MIMÍ

Por favor,

se me ha apagado la vela.

¿Le importaría...?

 

RODOLFO

(Abriendo la puerta)

Pase; siéntese un momento.

 

MIMÍ

(En la puerta, con una vela en

la mano y una llave)

No se moleste.

 

RODOLFO

(insistiendo)

Se lo ruego; entre.

 

(Entra Mimí y, de repente,

se siente sofocada)

 

RODOLFO

(Solícito)

¿Se encuentra mal?

 

MIMÍ

No;... no es nada.

 

RODOLFO

¡Palidece!

 

MIMÍ

(Tose)

Es que me falta el aliento...

Esas escaleras...

 

(Se desmaya y, Rodolfo, la

acomoda sobre una silla;

de las manos de Mimí, caen

el candelabro y las llaves)

 

RODOLFO

(Con embarazo)

Y ahora, ¿Qué hago?...

 

(Va a buscar agua con la

que salpica el rostro de ella)

 

¡Así!

 

(Mirándola con mucha atención)

 

¡Qué cara de enferma!

 

(Mimí se recupera)

 

¿Se encuentra mejor?

 

MIMÍ

(con un hilo de voz)

Sí.

 

RODOLFO

Aquí hace tanto frío.

Siéntese junto al fuego.

 

(Mimí; niega con un gesto)

 

Espere...

quizás un poco de vino...

 

MIMÍ

Gracias.

 

RODOLFO

(Le da el vaso y le sirve vino)

A su gusto...

 

MIMÍ

Poco, poco.

 

RODOLFO

¿Así?

 

MIMÍ

Gracias.

 

(Bebe)

 

RODOLFO

(mirándola, para sí)

¡Qué muchacha tan guapa!

 

MIMÍ

(Se levanta y busca su candelabro)

Ahora, permítame

que encienda la vela.

Ya me encuentro mejor.

 

RODOLFO

¡Tenéis prisa!

 

MIMÍ

Sí.

 

(Rodolfo recoge el candelabro,

lo enciende y se lo da a Mimí

sin decir una palabra)

 

MIMÍ

(En ademán de salir)

Gracias. Buenas noches.

 

RODOLFO

(La acompaña hasta la puerta)

Buenas noches.

 

(Vuelve, rápidamente, a la mesa)

 

MIMÍ

(Sale)

¡Oh! ¡Qué despistada soy!

 

(Entra de nuevo en escena

y se para en la puerta, que

se había quedado abierta)

 

La llave de mi habitación,

¿dónde la he dejado?

 

RODOLFO

No se quede en la puerta;

la llama vacila con el aire.

 

(La vela de Mimí se apaga)

 

MIMÍ

¡Oh, Dios mío!

¡Vuelva a encender!

 

(Rodolfo acude con su vela para

encender la de Mimí, pero,

al acercarse a la puerta, sopla

furtivamente y apaga su vela. La

habitación se queda a oscuras)

 

RODOLFO

¡Oh, Dios mío!...

También se ha apagado la mía.

 

MIMÍ

(Avanzando a tientas, deja

sobre la mesa el candelabro)

Y la llave, ¿dónde estará?

 

RODOLFO

( cierra la puerta)

¡No se ve nada!

 

MIMÍ

¡Qué mala suerte tengo!

 

RODOLFO

¿Donde estará?

 

MIMÍ

Qué inoportuna es su vecina...

 

RODOLFO

(Se vuelve hacia donde

oye la voz de Mimí)

¿Usted cree?

 

MIMÍ

(Repite con gracia, avanzando

con cuidado)

Qué inoportuna es su vecina...

 

(Busca la llave en el suelo,

arrastrando los pies)

 

RODOLFO

¡Qué cosas dice! ¿Usted cree?

 

MIMÍ

Busque.

 

RODOLFO

(Deja su vela y se pone a

buscar la llave palpando el

suelo con las manos)

Busco.

 

MIMÍ

¿Dónde estará?

 

RODOLFO

(Al encontrar la llave,

deja escapar una exclamación

pero, arrepentido, se la mete

en el bolsillo)

¡Ah!

 

MIMÍ

¿La ha encontrado?

 

RODOLFO

No.

 

MIMÍ

Me pareció...

 

RODOLFO

Pues, no.

 

MIMÍ

(Buscando a tientas)

¿Está buscando?

 

RODOLFO

(Finge que busca pero,

guiado por la voz de Mimí,

intenta aproximarse a ella)

La busco.

 

(Mimí, sobre el suelo, busca

a tientas. Rodolfo se ha

acercado y su mano

encuentra la de Mimí)

 

MIMÍ

(Sorprendida)

¡Ah!

 

RODOLFO

(Sujetando la mano de Mimí y

con la voz henchida de emoción)

¡Qué manita tan fría!

Déjeme que se la caldee.

Buscar, ¿qué importa?

En la oscuridad nada se encuentra.

Aunque, por fortuna,

es una noche de luna,

y, aquí, la luna la tenemos cerca.

 

(Mimí intenta liberar su mano)

 

Espere, señorita,

le diré en dos palabras quién soy,

qué hago, cómo vivo.

¿Quiere?

 

(Mimí calla. Rodolfo suelta la mano

de Mimí, Quien, yendo hacia atrás,

encuentra una silla sobre la que se

deja caer ,abatida por la emoción)

 

¿Quién soy?...Soy un poeta.

¿A qué me dedico?...Escribo.

Y, ¿cómo vivo?...Vivo.

Aun en mi pobreza despilfarro,

como un gran señor,

rimas e himnos de amor.

En sueños y en quimeras

y en castillos en el aire

tengo el alma millonaria.

Y ahora, del cofre de mis tesoros

me roban todas las joyas

dos ladrones: Esos bellos ojos

que han entrado con usted,

y, mis sueños de siempre,

mis bellos sueños,

veo evaporarse!

Pero no importa que me los roben

pues han hecho renacer en mí

una dulce esperanza.

Ahora que me conoce,

hable usted; vamos, hable.

¿Quién es?

¿Le apetece decírmelo?

 

MIMÍ

(Titubea, pero se decide a hablar.

Sigue sentada)

Sí.

Me llaman Mimí,

aunque me llamo Lucia.

La historia mía es breve.

En tela o en seda bordo,

en casa y fuera.

Soy tranquila y alegre,

y me distraigo

haciendo lirios y rosas.

Me gustan las cosas

que tienen ese dulce hechizo,

que hablan de amor,

de primaveras;

que hablan de sueños,

y de quimeras,

esas cosas que llaman poesía...

¿Me entiende?

 

RODOLFO

(Conmovido)

Sí.

 

MIMÍ

Me llaman Mimí.

El por qué ... no lo sé.

Sola me hago la comida,

para mi sola.

No voy siempre a misa,

pero le rezo bastante al Señor.

Vivo sola, solita; ahí,

en una pequeña habitación blanca,

miro a los tejados y al cielo.

Y, cuando comienza el deshielo,

el primer sol es mío,

¡el primer beso de abril es mío!

Germina, plantada, una rosa,

hoja a hoja, la aspiro;

es tan delicado

el perfume de una flor...

Pero las flores que yo hago,

¡ay de mi!

las flores que yo hago... ¡ay!

no tienen olor...

De mi, nada más sabría contarle.

Soy su vecina que le viene,

a deshora, a importunar.

 

SCHAUNARD

(Desde el corredor)

¡Eh, Rodolfo!

 

COLLINE

¡Rodolfo!

 

MARCELO

¡Aquí! ¿No nos oyes?

 

(Con los gritos de los amigos,

Rodolfo se impacienta)

 

¡Pesado!

 

COLLINE

¡Poetastro!

 

SCHAUNARD

¡A por los vagos!

 

(Rodolfo, impaciente, va

a tientas hasta la ventana,

se asoma un poco, para

responder a los amigos.

Por ella entran los rayos

de luna que iluminan la

habitación)

 

RODOLFO

(en la ventana)

Escribo tres líneas más y vuelo.

 

MIMÍ

(acercándose a la ventana)

¿Quiénes son?

 

RODOLFO

(a Mimí)

Mis amigos.

 

SCHAUNARD

¡Nos vas a oír!

 

MARCELO

¿Qué es lo que haces ahí solo?

 

RODOLFO

No estoy solo; estamos dos.

Id a Momus; coged sitio;

iré enseguida.

 

(Se queda en la ventana

para ver que sus amigos se

van. Se acerca Mimí y los

rayos de luna la iluminan)

 

MARCELO, SCHAUNARD, COLLINE

(Alejándose)

Momus, Momus, Momus,

callados, discretos,

nos vamos de aquí.

 

MARCELO

Ha encontrado la inspiración.

 

(Rodolfo, al volverse, ve a Mimí

envuelta en un haz de luz y la

contempla, extasiado)

 

RODOLFO

¡Oh, tierna niña!

¡Dulce carita de bondad

arropada por la luz de la luna!

Tú eres el sueño

que siempre quise soñar!

 

MIMÍ

(Muy conmovida)

¡Ah! ¡Todo lo que tú quieras,

amor...!

 

RODOLFO

(Estrechándola entre sus brazos)

Tiembla mi alma,

por una extrema dulzura.

 

MIMÍ

(Casi abandonándose a él)

¡Oh! ¡Cuán dulces penetran

tus palabras en mi corazón!...

¡Amor, sólo mandas tú!...

 

RODOLFO

¡En mi beso palpita el amor...!

 

(La besa)

 

MIMÍ

(Desasiéndose)

¡No, por caridad!

 

RODOLFO

¡Eres mía!

 

MIMÍ

Le esperan sus amigos...

 

RODOLFO

¿Quieres que me vaya?

 

MIMÍ

(Titubeando)

Quería decir...,

pero no me atrevo...

 

RODOLFO

(Con cortesía)

Dilo.

 

MIMÍ

(Con una graciosa sonrisa pícara)

Y... ¿si fuese con vosotros?

 

RODOLFO

(Sorprendido)

¿Qué? ¡Mimí!

 

(Insinuante)

 

Sería tan dulce quedarse aquí...;

hace frío ahí fuera.

 

MIMÍ

(Con sentimiento)

Estaré a tu lado.

 

RODOLFO

(Amorosamente, ayuda a Mimí

a ponerse el chal)

Y, ¿a la vuelta?

 

MIMÍ

(Maliciosa)

¡Qué curioso!

 

RODOLFO

Dame tu brazo, pequeñita mía...

 

MIMÍ

(Da el brazo a Rodolfo)

¡Le obedezco, señor!

 

(Se van hacia la puerta tomados

del brazo)

 

RODOLFO

Que me amas... dímelo...

 

MIMÍ

(Entusiasmada)

¡Yo, te amo...!

 

(Se van)

 

RODOLFO, MIMÍ

¡Amor! ¡Amor! ¡Amor!

 

(Cae el telón)

 

ACTO SEGUNDO

 

En el Barrio Latino

 

(Un cruce de calles; la parte más ancha

toma la forma de una plazoleta repleta

de tiendas, vendedores de todo tipo. A

un lado, el Café Momus. La víspera de

Navidad. Abundante y variopinto gentío:

burgueses, soldados, chicos, niñas,

estudiantes, modistas, gendarmes, etc. A

la puerta de sus tiendas las vendedores

gritan a todo pulmón, incitando a la

masa de compradores. Separados, entre

esa presión de gente, andan, de un lado

a otra Rodolfo y Mimí. Colline está junto

a la tienda de una zurcidora; Schaunard,

en una tienda de viejo, comprando un

silbato y una cama. Marcelo, va de un

lado a otro, a donde lo lleva lo gente.

Parejas de burgueses en mesas, fuera

del Café Momus. Atardecer. Las tiendas

están iluminadas can lamparillas y

farolillos encendidos; un gran farol

ilumina la entrada del café. La masa de

gente hace que el bullicio sea incesante)

 

VENDEDORES

(En la puerta de sus tiendas, todos

gritando)

¡Naranjas! ¡Dátiles!

¡Castañas calientes!

¡Muñecos, cruces!

¡Turrones y caramelos!

¡Flores, para las mujeres guapas!

¡Vaya pasteles!

¡Nata montada!

¡Gorriones, pájaros!

¡Dátiles! ¡Truchas!

¡Leche de coco!

¡Zanahorias!

 

GOLFILLOS

(Gritando)

¡Naranjas! ¡Muñecos!

¡Castañas calientes y caramelos!

¡Turrones!

 

LA MULTITUD

¡Cuánta gente! ¡Qué jaleo!

 

(Se alza el telón)

 

Sujétate a mí. ¡Qué jaleo!

Dejen pasar... ¡corramos!

¡Lisa! ¡Emma!

¡Ven rápido, Emma,

cuando te llamo!

Aún nos queda otra calle...

cojamos la calle Mazzarino,

que me falta ya el aliento...

¿Lo ves? El Café está aquí al lado.

¡Oh! ¡Qué joyas tan estupendas!

¡Los ojos más bonitos que he visto!

Peligrosos ejemplos

nos está dando hoy la multitud...

En mis tiempos era mejor.

¡Viva la libertad!

 

EN EL CAFÉ

(Gritando y reclamando al camarero

que va y viene atareado)

¡Rápido Aquí! ¡Camarero! ¡Un vaso!

¡Cerveza! ¡Un café!

 

VENDEDORES

(De un lado a otro, entre la multitud,

ofreciendo mercancía)

¡Caramelos! ¡Flores para las guapas!

¡Pasteles! ¡Nata montada!

¡Gorriones y pinzones! ¡Dátiles!

¡Leche de coco!

 

GOLFILLOS

¡Vamos, deprisa! ¡Leche de coco!

 

VENDEDORES

¡Leche de coco! ¡Zanahorias!

 

SCHAUNARD

(Después de haber tocado la corna

por la que ha regateado durante

un buen rato con un buhonero)

¡Falso es este Rey!

Boquilla y corna... Cuánto es?

 

(Paga. Rodolfo y Mimí, pasan

por entre la multitud, hacia el taller

de la modista)

 

COLLINE

(Junto a la zurcidora que le ha

cosido el bajo del chambergo)

Está un poco usado...

 

RODOLFO

Vamos...

 

MIMÍ

¿Vamos por el sombrerito?

 

COLLINE

...pero es bueno, y a buen precio

 

(Paga. Luego distribuye, los

libros con lo que va cargando, entre

los muchos bolsillos del chambergo)

 

RODOLFO

Sujétate de mi brazo,

Así, bien sujeta... ¡Vamos!

 

(entran en la tienda de una modista)

 

MARCELO

(Completamente solo, entre la

gente, con un paquete bajo el brazo,

mirando a las jóvenes que el gentío

casi le pone en sus brazos)

Yo, casi me siento capaz de gritar:

"¿Quién quiere, alegres damiselas,

un poco de amor?".

 

VENDEDORES

¡Dátiles! ¡Truchas!

 

UN VENDEDOR AMBULANTE

(Atraviesa la escena, gritando)

¡Ciruelas de Tours!

 

MARCELO

(Acercándose a una muchacha)

¡Vayamos juntos a

comprar y vender!

Yo, doy por una sola moneda,

mi virginal corazón!

 

(La muchacha se aleja, riéndose)

 

SCHAUNARD

(Se pasea frente al café Momus,

esperando a los amigos, armado

con el enorme el cuerno de caza,

mira curiosamente a la multitud)

Entre empujones y pisotones

se apresura la multitud,

entreteniéndose en probar

placeres nuevos... tonterías...

Insatisfechos.

 

(Entra un grupo de vendedoras)

 

ALGUNAS VENDEDORAS

¡Muñecos, alfileres!

¡Dátiles y caramelos!

 

COLLINE

(Sale al encuentro de Schaunard,

triunfalmente, con  un viejo libro)

Copia rara. mas bien, única:

¡la Gramática Rúnica!

 

SCHAUNARD

(Le da unas palmaditas en la

espalda, compadeciéndolo)

¡Hombre ingenuo!

 

MARCELO

(Al llegar al café Momus, les grita

a Schaunard y a Colline)

¡A comer!

 

SCHAUNARD, COLLINE

¿Y Rodolfo?

 

MARCELO

Entró en una modista.

 

RODOLFO

(Subiendo de la modista con a Mimí)

Ven, nos esperan los amigos.

 

(Marcelo, Schaunard y Colline buscan

una mesa libre en la terraza del café,

pero sólo hay una y ocupada por un

grupo de burgueses. Los tres los

fulminan con miradas displicentes

de desprecio. Entran en el Café)

 

MIMÍ

(Señalando el sombrerito que

lleva puesto con mucha gracia)

¿Me queda bien este sombrero rojo?

 

RODOLFO

(A Mimí)

Eres morena

y ese color te va muy bien.

 

CLIENTES DEL CAFÉ

¡Camarero! ¡Un vaso!

¡Deprisa! ¡Aquí!

¡Licor de cerezas!

 

MIMÍ

(Extasiada ante una tienda)

¡Qué precioso collar de coral!

 

RODOLFO

Tengo un tío millonario.

Si el buen Dios se hace cargo de él,

voy a comprarte un collar

mucho más bonito...!

 

(Rodolfo y Mimí, conversando

se dirigen hacia el fondo

pierdéndose entre la multitud.

En una tienda un vendedor,

sobre una silla, ofrece a la venta,

gesticulando, lencería, gorros de

dormir, etc. Un grupo de chicos se

paran ante la tienda y estallan

en carcajadas)

 

GOLFILLOS, MODISTAS, ESTUDIANTES

(Riendo)

¡Ja, la, la, la...!

 

BURGUESES

¡Hagamos cola con la multitud!

¡Niños: estad atentos!

¡Qué jaleo! ¡Cuánta gente!

¡Cojamos la calle Mazzarino!

Me ahogo... ¡Vámonos!

¡Mira! ¡el café está aquí cerca!

¡Entremos en el Momus!

¡Ah!

 

VENDEDORES

¡Naranjas! ¡Dátiles!

¡Muñecos! ¡Flores!

 

(mucha gente por todas partes,

va de aquí para allá de la pequeña

placita; luego, se reúnen al fondo.

Colline, Schaunard y Marcelo

salen del café llevando una mesa; les

sigue un camarero con las sillas. Los

burgueses de la mesa de al lado,

fastidiados por el ruido, se

levantan y se van, al poco rato.

Avanzan Rodolfo y Mimí; ella

observa a un grupo de estudiantes)

 

RODOLFO

(Con un dulce reproche a Mimí)

¿A quién miras?

 

COLLINE

Odio al vulgo profano,

igual que Horacio.

 

MIMÍ

(A Rodolfo)

¿Estás celoso?

 

RODOLFO

Al hombre feliz la sospecha

siempre acecha.

 

SCHAUNARD

Yo, cuando me he saciado,

quiero abundancia de espacio...

 

MIMÍ

(A Rodolfo)

¿Eres feliz?

 

MARCELO

(Al camarero)

Queremos una cena suculenta.

 

RODOLFO

(Apasionadamente)

¡Claro que si! Mucho...

 

MARCELO

¡Rápido!

 

SCHAUNARD

Para muchos.

 

RODOLFO

¿Y tú?

 

MIMÍ

¡Si! ¡Mucho...!

 

MODISTAS, ESTUDIANTES

(Algunos)

¡Allí! ¡Vamos a Momus!

 

(Entran en el café)

 

MARCELO, SCHAUNARD, COLLINE

(Al camarero, que entra corriendo al

café, mientras, otro sale con una

bandeja con todo lo necesario para

preparar la mesa)

¡Rápido!

 

(Rodolfo y Mimí se dirigen

al café Momus)

 

LA VOZ DE PARPIGNOL

(VENDEDOR AMBULANTE)

(Desde lejos)

¡Llegan los juguetes de Parpignol!

 

RODOLFO

(Se une a sus amigos y les

presenta a Mimí)

Dos sillas.

 

COLLINE

¡Por fin!

 

RODOLFO

Ya estamos aquí.

Os presento a Mimí, sabia florista.

Su venida completa

la agradable compañía.

Pues... porque yo soy el poeta

y ella, la poesía.

De mi mente, nacen los cantos:

de sus dedos, nacen las flores...

De las almas exultantes

¡nace el amor!

 

MARCELO, SCHAUNARD, COLLINE

(Riendo)

¡Ja, ja, ja, ja!

 

MARCELO

(Con ironía)

¡Dios qué ideas tan raras!

 

COLLINE

(Solemne, señalando a Mimí)

Digna es de entrar.

 

SCHAUNARD

(Teatralizando la autoridad)

Que entre pues; si es necesario.

 

COLLINE

Yo no le doy sino un "accésit"

 

LA VOZ DE PARPIGNOL

(Más cerca)

¡Llegan los juguetes de Parpignol!

 

(Se sientan todos a la mesa; entretanto,

vuelve el camarero)

 

COLLINE

(al ver al camarero, le grita con

énfasis)

¡Salami!

 

(El camarero les da la lista de platos

que pasa por las manos de los cuatro

amigos, la miran en profundidad, con

una especie de admiración. Por la

calle Delfino aparece una carreta

de chucherías y flores iluminada

con farolillos. Quien la empuja es

Parpignol el popular vendedor de

juguetes; los niños la siguen

brincando y rodeando el carro,

extasiados con los juguetes)

 

CHICOS, NIÑAS

(Alrededor)

¡Parpignol! ¡Parpignol! ¡Parpignol...!

 

(Salen)

 

¡Aquí está Parpignol! ¡Parpignol!

¡Con la carreta llena de flores!

¡Aquí está Parpignol!

¡Quiero la trompeta, el caballito!

¡El tambor, el tamboril...!

¡Quiero el cañón, quiero el látigo,

el ejército de soldaditos!

 

(Niñas y chicos rodean la carreta

de Parpignol gesticulando con gran

vivacidad Un grupo de madres

buscan a los chicos y, al encontrarlos

junto a Parpignol, se ponen

a gritarles: una coge al hijito por una

mano, la otra saca de ahí a su niña.

Algunas amenazan; otras gritan

aunque, inútilmente, porque ni las

niñas ni los niños quieren separarse

de la carreta)

 

SCHAUNARD

¡Ciervo asado!

 

MARCELO

(Examinando el papel y pidiendo,

en voz alta, al camarero)

¡Un pavo!

 

SCHAUNARD

¡Vino del Rin!

 

COLLINE

¡Vino de mesa!

 

SCHAUNARD

¡Langosta sin piel!

 

LAS MADRES

(Furiosas, amenazantes)

¡Ah, pequeños endemoniados!

¿Qué habéis venido a hacer

a este lugar?

¡A casa! ¡A la cama!

¡Vamos, traviesos, descarados!

¿Los coscorrones os

han sabido a poco?

 

(Una mamá coge de la oreja

a un niño y este se pone a

lloriquear)

 

UN NIÑO

(Lloriqueando)

¡Quiero la trompeta, el caballito...!

 

RODOLFO

Y tú, Mimí, Qué quieres?

 

MIMÍ

La crema.

 

(Las mamas, enternecidas, se

deciden a comprar a Parpignol.

Los niños saltan de alegría,

apropiándose de los juguetes)

 

SCHAUNARD

(Con muchísima importancia

dice al camarero que tome buena

nota de todo lo que le han pedido)

Y, bien servido pues...

¡hay una dama!

 

(Parpignol va hacia la calle Comedia.

Los niños lo siguen, con alegría,

marchando y fingiendo que van

tocando los instrumentos musicales

que les acaban de comprar)

 

NIÑOS, NIÑAS

¡Viva Parpignol! ¡Parpignol!

¡El tambor! ¡El tamboril...!

¡El ejército de soldaditos ...!

 

(salen, siguiendo la carreta

de Parpignol)

 

MARCELO

(Como siguiendo la conversación)

Señorita Mimí, ¿qué regalo raro

os ha hecho su Rodolfo?

 

MIMÍ

(Muestra un sombrerito que saca

de un paquete envuelto)

Un sombrerito con encajes,

bordado todo en rojo.

Con mi cabello oscuro va muy bien.

Hacía tiempo que un sombrerito así

había deseado... y él ha sabido leer

lo que guardaba en mi corazón...

Quien puede leer un corazón

conoce el amor... y lo interpreta.

 

SCHAUNARD

Experto profesor...

 

COLLINE

(Siguiendo la idea de Schaunard)

...que ya tiene diplomas

y no son armas nuevas sus rimas...

 

SCHAUNARD

(Interrumpiendo)

¡Hasta parece cierto

todo lo que expresa!

 

MARCELO

(Mirando a Mimí)

¡Oh, bella edad

de engaños y de utopía!

Se cree, se espera,

y todo parece ser bello...

 

RODOLFO

El más bello poema

es aquél, amigo mío,

que nos enseña a amar.

 

MIMÍ

Amar es aún más dulce que la miel

 

MARCELO

(Enfadado)

Según el paladar, es miel o es hiel.

 

MIMÍ

(Sorprendida, a Rodolfo)

¡Oh, Dios mío! ¡Lo he ofendido!

 

RODOLFO

El está de luto, querida Mimí.

 

SCHAUNARD, COLLINE

(Por cambiar de conversación)

¡Animaos! ¡Un brindis!...

 

MARCELO

(Al camarero)

¡Aquí el licor!...

 

TODOS

(Levantándose)

Fuera las preocupaciones...

¡Arriba los vasos!... ¡bebamos!

 

MARCELO

(Interrumpe, al ver que

entra Musetta, riendo)

¡Para mi, veneno!

 

(cae en la silla. Por la esquina

de la calle Mazzarino aparece una

belle señorita de modales coquetos

y alegres, de sonrisa provocativa. La

sigue, detrás, Alcindoro un anciano

pomposo en el vestir, en las maneras

sociales y en la personalidad)

 

SCHAUNARD, COLLINE, RODOLFO

(Sorprendidos, al ver a Musetta)

¡Oh! ¡Musetta!

 

MARCELO

¡Ella!

 

TENDERAS

(Al ver a Musetta)

¡Anda! ¡Ella! ¡Si!

¡Anda, si es ella, Musetta!

¡Estamos en auge...! ¡Qué ropas!

 

ALCINDORO

(Convulso)

Como un portamaletas...

corriendo por aquí y por allá...

¡No, no! ¡Así no podemos seguir!...

 

MUSETTA

(deprisa, mirando aquí y allá,

como buscando a alguien; Alcindoro

la sigue, bufando y enfadado.

Ella lo llama, como si fuese un perro)

¡Ven, Lulú!

 

ALCINDORO

¡Ya no puedo más!

 

MUSETTA

¡Vamos, Lulú!

 

SCHAUNARD

¡Ese animal estúpido hasta parece

que esta sudando!

 

(Musetta ha visto la mesa de los

amigos delante del café Momus e

indica a Alcindoro que se siente

en la mesa que han dejado libre

los burgueses)

 

ALCINDORO

(a Musetta)

¿Cómo? ¿Aquí fuera?

¿Aquí...?

 

MUSETTA

¡Siéntate, Lulú!

 

(Irritado, se sienta, y, con genio, se

sube el cuello del abrigo)

 

ALCINDORO

(Barruntando)

Esos apodos, te lo ruego,

resérvalos para la intimidad.

 

(Un camarero se acerca y

prepara la mesa)

 

MUSETTA

¡No te hagas el Barbazul!

 

(Ella se sienta también a

la mesa, de cara al café)

 

COLLINE

(Examinando al viejo)

Es un vicioso discreto...

 

MARCELO

(Con desprecio)

¡Con la casta Susana!.

 

MIMÍ

(A Rodolfo)

Va muy bien vestida.

 

RODOLFO

Los ángeles van desnudos.

 

MIMÍ

(Con curiosidad)

¿La conoces? ¿Quién es?

 

MARCELO

(A Mimí)

Pregúntamelo a mi.

Se llama Musetta...

 

MUSETTA

(Molesta, al ver que los amigos de la

mesa de al lado no la miran)

Marcelo me ha visto...

 

MARCELO

...de apellido: ¡Tentación!

 

MUSETTA

...¡y no me mira, el malvado!...

 

MARCELO

Por vocación propia se dedica

a ser la rosa de los vientos...

 

MUSETTA

(Cada ve mas alterada)

¡Y ese Schaunard, riéndose...!

 

MARCELO

...va cambiando, de un día a otro,

de amantes y de amores...

 

MUSETTA

¡Me están revolviendo el estómago!

 

MARCELO

...y así como la lechuza...

 

MUSETTA

¡Si pudiese picarlo!

¡Si lo pudiese arañar...!

 

MARCELO

...es un pájaro sanguinario;

su alimento cotidiano

¡es el corazón...!

 

MUSETTA

Pero no tengo a mano

sino a ¡este pelicano!...

 

MARCELO

¡Come corazones!

 

MUSETTA

...¡espera!

 

MARCELO

(Con amargura)

Por eso, yo ya no tengo...

¡Eh, camarero!

 

(Ocultando su emoción)

 

¡Pasadme la salsa!

 

MUSETTA

(Grita, al oler uno de los platos,

al camarero, que corre hacia ella)

¡Eh! ¡Camarero!

¡Este plato apesta a refrito!

 

(Con fuerza, arroja el plato al

suelo, el camarero recoge los

pedazos)

 

ALCINDORO

(Reteniéndola)

¡No, Musetta! ¡Calla! ¡Cálmate!

 

MUSETTA

(Viendo que Marcelo no se vuelve)

¡Y no se vuelve!

 

ALCINDORO

(Con ridícula desesperación)

¡Calla, calla!

¡Modérate! ¡Ten maneras!

¿A quién le estás hablando?

 

COLLINE

¡Este pollo es un poema!

 

MUSETTA

(Furiosa)

Le voy a pegar... ¡Lo mato!

 

ALCINDORO

Pero... ¿a quién le estas hablando?

 

MUSETTA

Al camarero. ¡No me fastidies!

 

SCHAUNARD

¡El vino es excelente!

 

MUSETTA

Quiero hacer mi voluntad...

 

ALCINDORO

Habla más bajo...

Habla más bajo...

 

(Coge el menú y empieza

a pedir la cena)

 

MUSETTA

¡Quiero hacer lo que me apetezca!

¡No me fastidies!

 

ALCINDORO

¡Habla más bajo!... ¡Más bajo...!

 

MUSETTA

¡No me fas-ti-dies!

 

MODISTAS

(Atraviesan la escena; se paran un

momento al ver a Musetta)

Mira, mira a quién se ve:

¡pero si es ella: la misma Musetta!

 

ESTUDIANTES

(Atravesando la escena)

Con ese viejo que tartamudea...

¡ella... la mismísima Musetta!

 

(Riendo)

 

¡ja, ja, ja, ja!

 

MUSETTA

¿Estará celoso de esta momia?...

 

ALCINDORO

(Interrumpe su pedido al camarero

para sosegar a Musetta, que sigue

muy agitada)

La apariencia...

la posición... la virtud...

 

MUSETTA

...veamos si me queda

poder sobre él

para hacerlo ceder.

 

SCHAUNARD

¡La representación es estupenda!

 

MUSETTA

(Mirando a Marcelo, en voz alta)

¡No me estás mirando!

 

ALCINDORO

(Cree que Musetta se está

dirigiendo a él, se complace y

le responde con gravedad)

¡Ya ves que te obedezco!...

 

SCHAUNARD

¡La representación es estupenda!

 

COLLINE

¡Estupenda!

 

RODOLFO

(A Mimí)

Ten en cuenta, que no voy a

estar perdonándote siempre.

 

SCHAUNARD

Ella habla a uno,

para que se entere el otro.

 

MIMÍ

(A Rodolfo)

Te amo, y soy toda tuya...

¿Qué me dices de perdones?

 

COLLINE

(A Schaunard)

Y el otro, indiferente, cruel,

finge no enterarse de nada,

pero liba la miel.

 

MUSETTA

Pero tu corazón te golpea el pecho.

 

ALCINDORO

Baja el tono de voz, despacio

 

MUSETTA

Pero tu corazón

te golpea fuerte el pecho.

 

ALCINDORO

Habla más bajo, más bajo.

 

MUSETTA

(Sentada, dirigiéndose

intencionadamente a Marcelo,

que empieza a removerse en la silla)

Cuando voy solita por la calle,

la gente se para y mira,

y mi belleza

todos admiran,

de la cabeza a los pies...

 

MARCELO

(A los amigos, con voz sofocada)

¡Atadme a la silla!

 

ALCINDORO

¿Qué estará diciendo esa gente?

 

MUSETTA

Y saboreo, entonces, ese anhelo

sutil que en sus ojos brillan

y la suave evidencia de mostrar

la oculta belleza.

 

(Se pone de pie)

 

Así, el efluvio del deseo,

toda me envuelve,

y me siento feliz, ¡liviana y feliz!...

 

ALCINDORO

(Se dirige a Musetta

tratando de que se siente)

¡Ese canto impúdico

me revuelve la bilis!

 

MUSETTA

(A Marcelo)

Y tú, que conoces, que recuerdas

y te abrasas, ¿tanto huyes de mi?

Bien lo sé: tu angustia

no voy a desvelar,

¡pero te sientes morir!

 

MIMÍ

(A Rodolfo)

Bien se ve ..

que la pobrecita

suspira por Marcelo...

Suspira por él...

 

(Schaunard y Colline se levantan

y observan la escena con

curiosidad, mientras que

Rodolfo y Mimí siguen sentados

hablándose con ternura. Marcelo,

todavía más nervioso, ha dejado su

sitio, quiere irse, pero no puede

resistirse a la voz de Musetta)

 

ALCINDORO

¿Qué estará diciendo esa gente?

 

RODOLFO

(A Mimí)

Marcelo la amaba, antes...

 

SCHAUNARD

¡Ah! ¡Marcelo cederá!

 

RODOLFO

(A Mimí)

...y la muy fresca lo abandonó...

 

COLLINE

¡Quién sabe lo que puede suceder!

 

RODOLFO

... para, luego,

darse mejor vida.

 

(Alcindoro intenta persuadir,

a Musetta para que se siente a

la mesa pues, la cena está ya lista)

 

SCHAUNARD

Encuentran dulce, ambos, el lazo:

quien lo tiende y quien lo recibe...

 

COLLINE

¡Santos dioses!

En semejante intriga

jamás caerá Colline!

 

MUSETTA

(para sí)

¡Ah! ¡Marcelo arde...!

¡Está vencido...!

 

ALCINDORO

¡Habla más bajo!... ¡Calla, calla!...

 

MIMÍ

(Mirando a Alcindoro)

Ese infeliz me inspira piedad.

 

COLLINE

¡Esa si que es buena!

No estoy ciego.

 

MIMÍ

(Estrechándose contra Rodolfo)

¡Te amo!

 

SCHAUNARD

(para sí)

¡Ese bravucón caerá en un segundo!

¡Estupenda es la comedia!

¡Marcelo cederá!

 

(A Colline)

 

Si una persona así, tan bella,

te tratase íntimamente,

tu ciencia rezonglona

mandarías pronto al diablo...

 

RODOLFO

(Ciñendo a Mimí por la cintura)

¡Mimí!

Flaco es el amor

que la ofensa

no sabe vengar.

Un amor que ha muerto,

no resurge,...

 

MIMÍ

El amor que no es generoso

es un amor triste

¡Ese infeliz me inspira piedad!

 

COLLINE

...me gusta bastante más

una pipa y un texto griego.

Musetta es bella;

no estoy ciego, pero...

 

ALCINDORO

(A Musetta)

¡Compórtate! ¡Calla, calla!...

 

MUSETTA

Bien conozco tu angustia;

no quiero contarla...

¡Ah! Pero te sientes morir...

 

(A Alcindoro)

 

Quiero hacer lo que me apetece,

lo que me venga en gana.

¡No me fastidies! ¡No me fastidies!

¡No me fastidies!

 

(Para sí)

 

Ahora conviene librarse del viejo

 

(Fingiendo un fuerte dolor

en el pie, va a sentarse de nuevo)

 

¡Ay...!

 

ALCINDORO

¿Qué te ocurre?

 

MUSETTA

¡Qué dolor! ¡Qué escozor!

 

ALCINDORO

¿Dónde?

 

(Se inclina para desatar

el zapato a Musetta)

 

MUSETTA

(Enseñando el pie con coquetería)

¡En el pie!...

 

MARCELO

(Conmovido, adelantándose)

¡Juventud mía, no has muerto,

ni ha muerto tu recuerdo...

si llamases a mi puerta

mi corazón te iría a abrir!

 

MUSETTA

¡Afloja, desata, rompe, rasga!

Te lo suplico...

ahí abajo, el zapatero...

¡Corre, rápido! ¡Quiero otro par!

¡Ay! ¡Qué daño...!

¡Maldita estrechura de zapato!

 

(Se quita el zapato y lo pone en

la mesa)

 

Ahora me lo quito...; aquí está.

 

(Impacientándose)

 

¡Corre, ve, corre! ¡Rápido, ve, ve!

 

MIMÍ

Bien se ve que la pobrecita suspira

por Marcelo...

 

RODOLFO

Me doy cuenta;

¡la comedia es estupenda!

 

ALCINDORO

¡Imprudente!

¿Qué va a decir la gente?

¿Y, mi reputación?

¿es que quieres que la comprometa?

¡Espera, Musetta! ¡Voy!

 

(Corre, hacia la calle)

 

COLLINE, SCHAUNARD

¡La comedia es estupenda!

 

(Musetta y Marcelo se abrazan

con toda pasión)

 

MUSETTA

¡Ah!

 

MARCELO

¡Sirena!

 

SCHAUNARD

¡Estamos en la última escena!

 

(El camarero trae una cuenta)

 

TODOS

(Levantándose con sorpresa)

¡La cuenta!

 

SCHAUNARD

¿Tan pronto?

 

COLLINE

¿Quién la ha pedido?

 

SCHAUNARD

(Al camarero)

Veamos.

 

(Tras mirarla, la pasa a los

amigos)

 

COLLINE, RODOLFO

(Mirando la cuenta)

¡Qué caro!

 

(A lo lejos se oye una música militar

que se va acercando poco a poco)

 

RODOLFO, SCHAUNARD, COLLINE

¡Sacad dinero!

 

SCHAUNARD

Colline, Rodolfo, y ¿tú, Marcelo?

 

GOLFILLOS

(corriendo hacia la derecha)

¡La retreta!

 

MARCELO

¡Estoy seco!

 

SCHAUNARD

¿Cómo?

 

MODISTAS, ESTUDIANTES

(Saliendo apresuradamente

del café Momus)

¡La retreta!

 

RODOLFO

Tengo treinta sueldos en total.

 

LOS BURGUESES

¡La retreta!

 

MARCELO, SCHAUNARD, COLLINE

¿Cómo? ¿Ya no hay más?

 

SCHAUNARD

Pero, y mi tesoro, ¿dónde está?

 

GOLFILLOS

¿Se acercan por aquí?

 

MUSETTA

(Al camarero)

A mi, dadme mi cuenta.

 

MODISTAS, ESTUDIANTES

¡No! ¡Por allí!

 

GOLFILLOS

Se acercan por allí...

 

MODISTAS, ESTUDIANTES

¡Vienen por aquí!

 

GOLFILLOS

¡No! ¡Vienen por allí!

 

MUSETTA

(Al camarero que le da la cuenta)

¡Bien!

 

BURGUESES, VENDEDORES

¡Paso! ¡Paso!

 

MUCHACHOS

(Algunos en la ventana)

¡Quiero verlo! ¡Quiero oírlo!

 

MUSETTA

¡Rápido! ¡Sumad eso con esto!

¡Paga el señor

que estaba aquí conmigo!

 

LAS MADRES

(Alguna en la ventana)

Lisetta, ¿te quieres callar?

Tonio, ¿quieres parar ya?

 

MUCHACHAS

Mamá, quiero verlo;

Papá, quiero oírlo...

 

RODOLFO, MARCELO,

SCHAUNARD, COLLINE

¡Paga el señor!

 

MUCHACHOS

¡Quiero ver la retreta!

 

MADRES

¿Quieres callarte?

¿Quieres parar ya?

 

MODISTAS

¡Se acercan por aquí!

 

BURGUESES

¡Se acercan por allí!

 

TODOS

¡Sí, si, por aquí!

 

GOLFILLOS

Cuando lleguen

les seguiremos al paso.

 

COLLINE, SCHAUNARD, MARCELO

¡paga el señor!

 

MUSETTA

Y, donde estaba sentado,

mi saludo encontrará...

 

(Pone la cuenta encima de la silla)

 

BURGUESES

En esos redobles se aprecia

la patria majestad.

 

RODOLFO, COLLINE,

SCHAUNARD, MARCELO

¡Y donde se sentó que

encuentre tu saludo!

 

LA MUCHEDUMBRE

¡Paso, paso! ¡Aquí están!

 

GOLFILLOS

¡Qué! Atentos: ¡aquí están!

 

MARCELO

¡Se aproxima la retreta!

 

LA MUCHEDUMBRE

¡En fila!

 

COLLINE, MARCELO

¡Que el viejo no nos vea

huyendo con su prenda!

 

RODOLFO

¡Se acerca la retreta!

 

MARCELO, SCHAUNARD, COLLINE

¡Esa turba aglomerada

buen escondite ofrece!

 

MIMÍ, MUSETTA, RODOLFO,

MARCELO, SCHAUNARD, COLLINE

¡Rápido! ¡Rápido! ¡Rápido!

 

LA MUCHEDUMBRE

¡Los gastadores!

¡Los gastadores! ¡Aquí!

¡El tambor mayor:

parece un general!

¡La retreta ha llegado!

¡Aquí está, el lindo tambor mayor!

¡La bastón de oro, todo esplendor,

que mira, pasa y se va!

 

(El desfile atraviesa la escena,

dirigiéndose hacia el fondo.

Musetta no puede caminar pues tiene

un solo zapato, es levantada por los

brazos por Marcelo y Colline para

seguir al desfile. El gentío al ver a

Musetta levantada triunfalmente,

empieza a aplaudir clamorosamente.

Marcelo y Colline con Musetta se

colocan tras el desfile, detrás

Rodolfo y Mimí cogidos del brazo y

Schaunard con su cuerno de caza,

después los estudiantes y las

modistas saltando, después

muchachos, burgueses, mujeres

cogiendo el paso de la marcha.

Todos se alejan por el fondo

siguiendo el desfile militar)

 

RODOLFO, MARCELO,

SCHAUNARD, COLLINE

¡Viva Musetta! ¡Corazón alegre!

¡Gloria y honor, honor y gloria

del Barrio Latino!

 

LA MUCHEDUMBRE

¡Todo esplendor!

¡De Francia, el mejor hombre!

¡El bello tambor mayor!

¡Ahí va!

Que mira, pasa y se va...

 

(Entre tanto, Alcindoro vuelve con

un par de zapatos hacia el café

Momus buscando a Musetta; el

camarero que ha servido la mesa,

coge la cuenta dejada por ella y se

la presenta ceremoniosamente.

Al ver la suma y no encontrar a

nadie, cae sobre una silla,

estupefacto)

 

ACTO TERCERO

 

La Barrera D'enfer.

 

(Junto a la barrera, el bulevar

exterior; en el fondo, la calle de

Orleans, a la izquierda una taberna

y un pequeño paseo flanqueado por

algunos plátanos. Algunos aduaneros

duermen ante un brasero. En la

taberna, de tanto en tanto, se oyen

gritos, brindis y carcajadas. Es una

mañana de febrero, can nieve por

todas partes. Detrás de la verja,

cerrada, golpean los pies, por el frío,

algunos barrenderos)

 

BARRENDEROS

¡Eh! ¡Ahí, la guardia! ¡Abrid!

¡Esos de Gentily!

¡Somos los barrenderos!...

Caen buenos copos de nieve.

¡Aquí nos congelamos!

 

UN ADUANERO

(Bostezando y estirando

los brazos)

¡Voy!

 

VOCES DE LA TABERNA

(Dentro de la taberna, el

canto se acompaña de brindis)

Quien en el beber encontró

el placer en su vaso ¡ah!

¡en una boca, ardorosa,

encontró el amor!

 

LA VOZ DE MUSETTA

(Dentro de la taberna)

¡Ah! ¡Si en el vaso está el placer,

en una boca joven está el amor!

 

VOCES INTERNAS

(Dentro de la taberna)

Tra-le-ra-...

¡Eva y Noé!

 

(Terminando con una risotada)

 

VOCES DESDE EL BULEVAR

Hopp...la! Hopp...la!

 

ADUANEROS

¡Aquí están ya las lecheras!

 

(Abren el cierre. Una fila de carretas

con campesinos entran, junto a las

lecheras)

 

LAS LECHERAS

¡Buenos días!

 

CAMPESINOS

(Entran con cestas al brazo)

¡Mantequilla y queso!

¡Pollos y huevos!

Vosotros, ¡a dónde vais?

A San Miguel.

¡Nos vemos después!

¡A mediodía!

 

(Se alejan por varias calles. Entra

Mimí por la calle D'enfer; en cuanto

se detiene junto a un plátano, le

viene un violento acceso de tos. Ya

repuesta, le ve al sargento y se le

acerca)

 

MIMÍ

(Al sargento)

Sabe decirme, disculpe,

¿cuál es la hostería...

 

(no recuerda el nombre)

 

...donde trabaja un pintor?

 

SARGENTO

(Indicando la taberna)

Ésa es.

 

MIMÍ

Gracias.

 

(Sale de la taberna una mujer

de servicio. Mimí se le aproxima)

 

Buena señora, ¿me hace el favor

de llamar al pintor Marcelo?

Tengo que hablarle.

Y tengo tanta prisa...

Dígale, en voz baja,

que Mimí lo espera.

 

SARGENTO

(A uno que pasa)

¡Eh, esa canasta!

 

ADUANERO

¡Vacía!

 

SARGENTO

¡Que pase!

 

(Por la valla entra más gente, por

una parte y por otra. Todo el mundo

se aleja. La campana del asilo

María Teresa suena a maitines,

amanece, día de invierno triste y con

niebla. De la taberna salen algunas

parejas que vuelven a casa)

 

MARCELO

(Marcelo sale de la taberna

y sorprendido ve a Mimí)

¿Mimí?

 

MIMÍ

Soy yo. Esperaba encontrarte aquí.

 

MARCELO

Sí; estamos aquí desde hace un mes,

dependemos del posadero

Musetta enseña canto a los clientes,

yo pinto esos guerreros

sobre la fachada.

 

(Mimí tose)

 

Hace frío. Entra.

 

MIMÍ

¿Está Rodolfo?

 

MARCELO

Si.

 

MIMÍ

No puedo entrar. ¡No, no!

 

MARCELO

(Sorprendido)

¿Por qué?

 

MIMÍ

(Rompe a llorar, desesperada)

¡Oh, querido Marcelo...,

ayudadme, ayudadme!

 

MARCELO

¿Qué ha ocurrido?

 

MIMÍ

Rodolfo me ama y huye de mi.

Rodolfo se retuerce de celos.

Un paso, un dicho, una caricia,

una flor suscitan su sospecha...

después, gritos e ira.

Una noche, por ejemplo,

finjo estar dormida

y noto su mirada fija en mi,

espiándome el sueño.

Me grita a cada momento:

¡No lo hagas por mi;

búscate otro amante!

No lo hagas por mi. ¡Ay de mi!

Es el monstruo de los celos

quien habla por su boca pero...

¿Qué responderle, Marcelo?

 

MARCELO

Cuando la situación se pone así,

no se debe vivir juntos.

 

MIMÍ

Dices bien. Conviene separarnos.

¡Ayúdanos! Ayudadnos vosotros!

Nosotros ya lo hemos intentado

otras veces pero... en vano.

 

MARCELO

Yo no presiono a Musetta

y ella no me presiona a mi,

porque nos amamos con alegría

cantos y risas: así es la flor

de un invariable amor...

 

MIMÍ

Dices bien, dices bien.

Nos conviene separarnos.

Haz lo que creas mejor.

 

MARCELO

Está bien; ahora lo despierto.

 

MIMÍ

¿Está dormido?

 

MARCELO

Se ha tumbado aquí

una hora antes del amanecer.

Está tumbado sobre un banco.

Mira:

 

(Le hace un gesto a Mimí para que

mire por la ventana de la taberna.

Mimí; tose mucho. La compadece)

 

¡Qué tos!

 

MIMÍ

Desde ayer, tengo los huesos rotos.

Huyó de mi anoche diciéndome:

"Hemos terminado"

Por la mañana,

he salido para venir aquí.

 

MARCELO

(Observa a Rodolfo, en el interior

de la taberna)

Se despereza, se levanta.

Me busca... Viene.

 

MIMÍ

¡Que no me vea!

 

MARCELO

Ahora, vuelve a casa...

Mimí... por caridad,

¡no hagas aquí una escena!

 

(Mimí se dirige lentamente hacia

la esquina de la taberna, pero

gira curiosa la cabeza. Marcelo

corre al encuentro de Rodolfo)

 

RODOLFO

(Sale de la taberna y camina hacia

Marcelo)

¡Marcelo, por fin!

Aquí no nos oye nadie.

Quiero separarme de Mimí

 

MARCELO

¿Tan voluble eres?

 

RODOLFO

Ya, antes, había creído

muerto mi corazón pero...

esos ojos azules,

con su esplendor, lo reavivaron.

Ahora, el tedio lo asalta...

 

MARCELO

¿Y le quieres renovar el funeral?

 

RODOLFO

¡Para siempre!

 

MARCELO

Cambia de rima.

De necios es el amor tétrico

que lágrimas destila;

si no ríe y se divierte

el amor es flaco y quebradizo.

¿Estás celoso?

 

RODOLFO

Un poco.

 

MARCELO

¡Colérico, lunático,

lleno de prejuicios,

ruidoso, testarudo!

 

MIMÍ

(Para sí)

Ahora lo va a encolerizar,

¡pobre de mi!

 

RODOLFO

(Con ademanes irónicos)

Mimí es una fresca

que coquetea con todos:

un moscardón de vizcondesito

le ilumina la mirada,

ella se levanta la falda

y le descubre el tobillo

de manera provocativa y pícara,

 

MARCELO

¿Tengo que decírtelo?

No me pareces sincero.

 

RODOLFO

Está bien. No lo soy .

En vano, en vano escondo

mi verdadera tortura: amo a Mimí

más que a nada en el mundo,

¡la amo!

¡Pero tengo miedo, tengo miedo.!

¡Mimí está tan enferma!

Cada día está peor.

¡La pobrecita

está condenada!

 

MARCELO

(Sorprendido, con voz ronca)

¿Mimí?

 

MIMÍ

(Para sí)

¿Qué querrá decir?

 

RODOLFO

Una tos terrible

su pecho leve sacude.

y sus mejillas se tiñen

de gotas rojas de sangre...

 

MARCELO

¡Pobre Mimí!

 

MIMÍ

(para sí, llorando)

¡Ay de mi! ¡Moriré!

 

RODOLFO

Mi habitación

es una guarida escuálida.

El fuego está apagado,

entra el viento del norte

y hace remolinos.

Ella canta y sonríe

y el remordimiento me muerde.

¡Yo, culpable del mal fatal

que la está matando!

 

MARCELO

¿Qué hacer, pues?

 

MIMÍ

(desolada, para sí)

¡Oh, mi vida!

 

(Angustiada)

 

¡Ay de mí! ¡Se acaba...!

¡Oh, mi vida! ¡Se acaba...!

¡Ay de mi! Moriré!

 

RODOLFO

Mimí, flor de montaña,

la pobreza la ha marchitado.

Para retenerla en la vida

no basta sólo el amor.

 

MARCELO

Pobrecita.

¡Pobre Mimí!

¡Pobre Mimí!

 

(Mimí tose entre sollozos

y revelando su presencia)

 

RODOLFO

(viéndola y acercándose a ella)

¡Qué! ¡Mimí! ¿Tú, aquí?

¿Me has oído?

 

MARCELO

¡Ella estaba escuchando!

 

RODOLFO

Fácil al miedo,

por nada me asusto.

¡Ven aquí al calor!

 

(Quiere hacerla entrar

en la taberna)

 

MIMÍ

No;

ese ambiente cargado me sofoca.

 

(Se oye a Musetta, riendo,

dentro de la taberna)

 

RODOLFO

(Estrecha, amorosamente, entre

sus brazas a Mimí y la acaricia)

¡Ah! ¡Mimí!

 

MARCELO

Es Musetta quien ríe.

 

(Corre a la ventana de la taberna)

 

¿Con quién ríe?

¡Ah, descarada! ¡Vas a aprender!

 

(Entra rápido en la taberna)

 

MIMÍ

(Desasiéndose de Rodolfo)

Adiós.

 

RODOLFO

(Sorprendido)

¡Qué! ¿Te vas?

 

MIMÍ

(afectuosamente)

A donde feliz respondió a tu llamada

de amor, vuelve sola Mimí

al nido solitario

vuelve de nuevo

a bordar falsas flores.

Adiós, sin rencor.

Escucha, escucha:

Las pocas cosas que dejé en tu casa,

recógelas. En mi cajón

están el anillito de oro

y el libro de oraciones.

Envuelve todo en un atillo;

yo, mandaré al portero...

Ten cuidado; debajo de la almohada

está la gorrita roja, si quieres...

consérvala como recuerdo de amor...

Adiós, sin rencor.

 

RODOLFO

Entonces, ya todo ha terminado.

¡Te vas, te vas

mi palomita?

¡Adiós, sueño de amor!

 

MIMÍ

¡Adiós,

dulce despertar de la mañana!

 

RODOLFO

¡Adiós, vida de ensueño!

 

MIMÍ

(Sonriendo)

¡Adiós, peleas y celos...

 

RODOLFO

... que una sonrisa tuya disipaban!

 

MIMÍ

¡Adiós, sospechas!...

 

RODOLFO

Besos.

 

MIMÍ

¡Punzante amargura...

 

RODOLFO

...que yo, como verdadero poeta,

rimaba con dulzura!

 

RODOLFO, MIMÍ

Solos, el invierno es para morirse.

 

MIMÍ

Solos...

 

RODOLFO, MIMÍ

Mientras que, en primavera,

acompaña el sol.

 

MIMÍ

¡La compañía del sol!

 

(En la taberna estrépito de

platos y vasos rotos. Marcelo y

Musetta peleándose)

 

MARCELO

(desde dentro)

¿Qué hacías? ¿Qué decías

junto al fuego, a aquel señor?

 

MUSETTA

(desde dentro)

¿Qué quieres decir?

 

(Sale corriendo discutiendo)

 

MIMÍ

Nadie está solo en abril.

 

MARCELO

(Apoyándose en la puerta

de la taberna, vuelto a Musetta)

En cuanto he llegado yo

has cambiado de color.

 

MUSETTA

(Con actitud provocativa)

Ese señor me decía:

"¿Le gustaría bailar, señorita?"

 

RODOLFO

Se habla con los lirios y  rosas.

 

MIMÍ

Salen de sus nidos

las cigüeñitas gentiles...

 

MARCELO

¡Vana, frívola, desvergonzada!

 

MUSETTA

Ruborizada, yo respondía:

¡"Bailaría hasta el amanecer"!

 

MARCELO

Esas palabras esconden

miras deshonestas.

 

MUSETTA

¡Quiero plena libertad!

 

MARCELO

(Arrojándose, casi, contra Musetta)

¡Te voy a ajustar las cuentas!...

 

RODOLFO, MIMÍ

Cuando llegue la primavera

nos acompañará el sol.

 

MUSETTA

¿Por qué me gritas?

¿Qué me reprochas?

No estamos casados.

 

MARCELO

¡Si te pesco coqueteando...!

¡Ten cuidado! ¡Debajo de este pelo

no crecen ciertos ornamentos...!

 

MUSETTA

Detesto a los amantes

que actúan como maridos.

 

RODOLFO, MIMÍ

Rumorean las fuentes,

la brisa de la tarde, como bálsamo,

consuela las penas humanas.

 

MARCELO

No voy a ser el hazmerreír

de tus nuevos pretendientes.

¡Vana, frívola, desvergonzada!

¿Te vas? ¡Te lo agradezco!

 

(Irónico)

 

¡Mejor, ahora salgo ganando!

 

MUSETTA

Hago el amor con quien me apetece,

¿no te gusta?

¡Pues, lo hago con quien quiero!

Musetta se va.

 

MARCELO, MUSETTA

A vuestros pies...

 

RODOLFO, MIMÍ

¿Quieres que esperemos

hasta la primavera?

 

MUSETTA

Señor: ¡adiós

os digo con gran placer!

 

MARCELO

¡Obedezco, y me largo!

 

(Musetta se aleja, corriendo,

furiosa; después, se detiene)

 

MUSETTA

(Gritando)

¡Pintor de brocha gorda!

 

MARCELO

(Desde el centro grita)

¡Serpiente!

 

MUSETTA

¡Sapo!

 

(Sale)

 

MARCELO

(Vuelve a entrar en la taberna)

¡Bruja!

 

MIMÍ

(acercándose a Rodolfo)

Siempre tuya... para toda la vida.

 

RODOLFO, MIMÍ

Nos separaremos...

...en la estación de las flores...

 

MIMÍ

(con dulzura)

¡Quisiera que el invierno

durase eternamente!

 

(Lentamente, va cayendo el telón)

 

RODOLFO, MIMÍ

(Alejándose)

¡Nos separaremos

en la estación de las flores!...

 

ACTO  CUARTO

 

 

En la Buhardilla

 

(igual que en el Acto I. Marcelo

ante su caballete; Rodolfo está

sentado, en su mesa. Quisieran

poder concentrarse para trabajar

pero en cambio no hacen más que

charlar.)

 

MARCELO

(Continuando la conversación)

... ¿en un carruaje?

 

RODOLFO

Con un criado de librea.

Me saludó riendo.

¡Eh, Musetta! ...le dije

¿y el corazón?

"No late, o yo no lo oigo,

gracias al terciopelo que lo cubre".

 

MARCELO

(Esforzándose por reír)

Pues, me alegro por ella.

 

RODOLFO

(Para sí)

Farsante...Te mueres y ríes

 

(Retoma el trabajo)

 

MARCELO

(Pinta una pincelada)

¿No le late?

Bien, yo he visto también a...

 

RODOLFO

¿A Musetta?

 

MARCELO

A Mimí.

 

RODOLFO

(Con viveza, deja de escribir)

¿La has visto?

 

(Fingiendo indiferencia)

 

¡Caramba!

 

MARCELO

(Deja el trabajo)

Iba en una carroza

vestida como una reina.

 

RODOLFO

(Alegremente)

¡Qué bien! Me alegro...

 

MARCELO

(Para sí)

Mentiroso. Se muere de amor

 

RODOLFO

Trabajemos.

 

MARCELO

Trabajemos.

 

(intentan trabajar pero, de

repente, arrojan pluma y pincel)

 

RODOLFO

(Arroja la pluma)

¡Qué infame pluma!

 

(continúa sentado, muy pensativo)

 

MARCELO

(Arroja el pincel)

¡Qué infame pincel!

 

(Observa, fijamente, su cuadro y,

a escondidas de Rodolfo, saca del

bolsillo un trozo de seda y lo besa)

 

RODOLFO

(Para sí)

¡Oh, Mimí, tú ya no vuelves!

¡Oh, bellos días

pequeñas manitas,

cabellos perfumados,

cuello de nieve...! ¡Ah, Mimí,

mi breve juventud!

 

MARCELO

(Para sí. Se guarda la tela

y observa, de nuevo, su cuadro)

Yo no sé cómo sucede

pero mi pincel

trabaja y empasta colores

contra mi voluntad.

 

RODOLFO

... cuello de nieve!

¡Ah, Mimí, efímera juventud ...!

 

MARCELO

Si pintar quiero

cielos y tierras

o inviernos o primaveras,

él me traza dos pupilas negras

y una boca procaz,

y surge, de nuevo,

el rostro de Musetta...

 

RODOLFO

(Del cajón de la mesa, saca el

sombrerito de Mimí)

Y tú, sombrerito ligero que,

bajo la almohada,

dejó ella al marcharse.

Tú sabes de nuestra felicidad.

Ven a mi corazón,

sobre este corazón que ha muerto,

cuando ha muerto el amor...

 

MARCELO

...y surge de nuevo

el rostro de Musetta

todo encanto y travesura

Musetta es feliz y mi vil corazón

la llama y espera...

 

(Rodolfo lleva el sombrero de Mimí

a su corazón; después, ocultando

su emoción a Marcelo, se vuelve,

desenvuelto, y le pregunta...)

 

RODOLFO

¿Qué hora será?

 

MARCELO

(Permanece meditabundo,

escuchando las palabras de

Rodolfo y alegre le responde)

La hora de comer...

de ayer.

 

RODOLFO

Y, Schaunard, ¿no ha vuelto?

 

(Entran Schaunard y Colline

con cuatro panes y un paquete

que dejan sobre la mesa)

 

SCHAUNARD

Aquí estamos.

 

RODOLFO

¿Qué hay?

 

MARCELO

¿Qué hay?

 

(Schaunard pone los panes sobre

la mesa. Con displicencia)

 

¿Sólo pan?

 

COLLINE

(Del paquete saca un arenque que

también coloca sobre la mesa)

Es un plato digno de Demóstenes:

¡Un arenque!...

 

SCHAUNARD

... salado...

 

COLLINE

La comida está en la mesa.

 

(Se sientan a la mesa fingiendo

asistir a un banquete)

 

MARCELO

Éste es un manjar

propio de reyes.

 

SCHAUNARD

(Pone el sombrero de Colline

sobre la mesa y coloca dentro

una botella de agua)

Ahora, pongamos en hielo

el champán.

 

RODOLFO

(A Marcelo ofreciéndole el pan)

Elija, barón... ¿trucha o salmón?

 

MARCELO

(Lo agradece y acepta; luego,

se vuelve a Schaunard y le

presenta otro trozo de pan)

Duque,

¿una lengua de papagayo...?

 

SCHAUNARD

(Gentilmente, lo rehúsa; llena un

vaso de agua que le pasa a

Marcelo; el único vaso pasa

de uno a otro. Colline que ha

devorado su pan, se levanta)

Gracias, me engorda;

esta noche tengo un baile.

 

RODOLFO

(A Colline)

¿Saciado?

 

COLLINE

(Con importancia y gravedad)

Tengo prisa;

me espera el Rey.

 

MARCELO

(Con interés)

¿Alguna intriga?

 

RODOLFO

¿Algún misterio?

 

(Se levanta, se acerca a Colline

y le dice con curiosidad cómica)

 

SCHAUNARD

¿Algún misterio?

 

MARCELO

¿Algún misterio?

 

COLLINE

(Se pasea pavoneándose

con aires de gran importancia)

El Rey me llama

a su servicio.

 

RODOLFO, MARCELO, SCHAUNARD

(Rodean a Colline y le hacen

una gran inclinación)

¡Estupendo!

 

COLLINE

(con aire protector)

Sin embargo, veré a ... Guizot!

 

SCHAUNARD

(A Marcelo)

Alcánzame la copa.

 

MARCELO

(Le da el único vaso)

Sí, bebe; yo zampo.

 

SCHAUNARD

(Solemne, se sube a una silla

y levanta en alto el vaso)

¡Os ruego me deis vuestro

noble consejo!...

 

RODOLFO, COLLINE

(Interrumpiéndolo y gritando)

¡Basta!

 

MARCELO

¡Asno!

 

COLLINE

¡Pesados!

 

MARCELO

¡Esfúmate!

 

COLLINE

(cogiendo el vaso a Schaunard)

¡Dame la copa!

 

SCHAUNARD

(Con la mirada, indica a los amigos

que lo dejen continuar, inspirado)

¡La Musa, irresistible,

me inspira esta canción!...

 

LOS OTROS

(gritando)

¡No!

 

SCHAUNARD

(Conciliador)

¿Algo de danza, entonces?...

 

LOS OTROS

(Aplaudiéndolo, lo rodean

y hacen bajar de la silla)

¡Sí! ¡Sí!

 

SCHAUNARD

¡Danza y acompañamiento vocal!

 

COLLINE

¡Que se despeje la sala!

 

(Aparta a un lado la mesa y

la silla y se dispone a bailar)

 

¡Gavota!

 

MARCELO

(Proponiendo distintas danzas)

¡Minueto!

 

RODOLFO

¡Pavana!

 

SCHAUNARD

(Marcando la danza española)

¡Fandango!

 

COLLINE

¡Propongo la "cuadrilla"!

 

(Los otros la aprueban)

 

RODOLFO

(alegremente)

Mano a las damas.

 

COLLINE

¡Yo dirijo!

 

(Finge hacer un gran trabajo

para colocar la "cuadrilla")

 

SCHAUNARD

(Improvisando, marca el compás

con grandes aspavientos)

¡Laralá, laralá, laralá.....!

 

RODOLFO

(Se acerca a Marcelo, y se

inclina ofreciéndole la mano)

Suave damisela...

 

MARCELO

(Con recato, imitando la voz

femenina)

Respete mi inocencia,

 

(Con su voz)

 

se lo ruego.

 

(Rodolfo y Marcelo bailan

la "cuadrilla")

 

SCHAUNARD

¡Laralá, laralá, laralá.....!

 

COLLINE

(Dirige los pasos de baile)

¡Balancez!

 

MARCELO

¡Laralá, laralá, laralá.....!

 

SCHAUNARD

(Provocador)

¡Primero está el Rondó!

 

COLLINE

(provocador)

¡No, bestia!

 

SCHAUNARD

(Con exagerado desprecio)

¡Qué modales de lacayo!

 

(Rodolfo y Marcelo continúan

bailando)

 

COLLINE

(ofendido)

Si no me equivoco,

usted me ofende.

¡Desenvaine su espada!

 

(coge el atizador de la chimenea)

 

SCHAUNARD

(Coge la paleta de la chimenea

poniéndose en posición de batirse)

¡Listos! ¡En guardia!

¡Tu sangre quiero beber!

 

(Se baten, los otros cantan)

 

COLLINE

(Hace otro tanto)

Uno de nosotros

quedará sin tripas...

 

(Marcelo y Rodolfo paran de

bailar, desternillándose de risa)

 

SCHAUNARD

¡Preparad una camilla!

 

COLLINE

¡Preparad el cementerio!

 

RODOLFO, MARCELO

(alegremente)

Mientras sus espadas chocan

gira y cimbrea el rigodón.

 

(Rodolfo y Marcelo bailan

alrededor de los contendientes

que se dan golpes de espada.

Entra Musetta, muy agitada)

 

MARCELO

(viéndola)

!Musetta!

 

MUSETTA

(Con la voz rota)

Es Mimí...

 

(Con ansiedad rodean a Musetta)

 

Es Mimí,

viene trás de mí; se encuentra mal.

 

RODOLFO

¿Dónde está?

 

MUSETTA

Subiendo la escalera;

no puede más...

 

(Se ve, por la puerta abierta, a Mimí

sentada en el ultimo peldaño)

 

RODOLFO

¡Ah!

 

(Rodolfo se precipita hacia Mimí;

Marcelo acude también)

 

SCHAUNARD

(A Colline)

¡Acerquemos ese camastro!

 

(Entre los dos, la llevan a la

cama y la tumban en ella)

 

RODOLFO

¡Allí!

 

(A los amigos, despacio)

 

¡Algo para beber!

 

(Musetta acude con el vaso

con agua y le da un sorbo a Mimí)

 

MIMÍ

(con gran pasión)

¡Rodolfo!

 

RODOLFO

(Recuesta a Mimí sobre la cama)

Calla. Descansa.

 

MIMÍ

(Abrazando a Rodolfo)

¡Rodolfo mío!

¿me aceptas contigo, aquí?

 

RODOLFO

¡Oh, Mimí, querida!

¡Siempre! ¡Siempre!

 

(Persuade a Mimí que se acueste

sobre la cama y la cubre con la

colcha, después le acomoda la

almohada bajo la cabeza)

 

MUSETTA

(Lleva aparte a los demás,

y en voz baja)

Supe que Mimí,

huida de vizcondesito,

estaba ya en el final de su vida.

¿dónde estaba...?

La busco y la busco...

y la veo por la calle,

caminando con  dificultad.

Me dice: "¡Ya no puedo más!...

¡Me muero!..., ¡lo presiento!...

 

(Se agita y, sin darse cuenta,

sube la voz)

 

¡Quiero morir con él!

Quizá me espera...

¿Me acompañas, Musetta?....

 

MARCELO

(Hace señas de hablar bajito

y Musetta se pone a mayor

distancia de Mimí)

Sss!

 

MIMÍ

Me siento mucho mejor...

¡Déjame que mire alrededor!...

 

(Sonríe, dulcemente)

 

¡Ah! ¡Qué bien se esta aquí...!

 

(Incorporándose un poco, vuelve

a abrazar a Rodolfo)

 

Renazco...

Siento la vida, otra vez, aquí.

¡No! ¡No me abandones nunca...!

 

RODOLFO

¡Bendita boca;

de nuevo me hablas!...

 

MUSETTA

(A los demás)

¿Qué tenéis en casa?

 

MARCELO

¡Nada!

 

MUSETTA

¿No hay café? ¿Ni vino?

 

MARCELO

(con gran desconsuelo)

Nada. ¡Qué miseria!

 

SCHAUNARD

(Cauto, observa a Mimí;

con tristeza le dice a Colline,

llevándolo aparte)

¡En media hora habrá muerto!

 

MIMÍ

¡Tengo tanto frío!...

¡Si tuvieras un manguito de piel!

¿Es que mis manos

nunca van a entrar en calor?

 

(Tose)

 

RODOLFO

(Coge entre las suyas las manos

de Mimí calentándoselas)

Aquí, con las mías. ¡Calla!

Hablar te fatiga

 

MIMÍ

Tengo un poco de tos.

Ya estoy acostumbrada.

 

(Viendo a los amigos de Rodolfo,

los llama por su nombre;  ellos se

acercan, presurosos, a ella)

¡Buenos días, Marcelo!

Schaunard, Colline...

¡buenos días!...

 

(Sonriendo)

 

¡Todos aquí, todos aquí!

 

(Sonriendo a Mimí)

 

RODOLFO

¡No hables, no hables!...

 

MIMÍ

Hablo despacio; no temas.

 

(Haciendo un gesto de pesar)

 

Marcelo hazme caso...

...Musetta es tan buena...

 

MARCELO

Lo sé, lo sé.

 

(Toma la mano de Musetta.

Schaunard y Colline se apartan.

Schaunard con la cara entre las

manos; Colline pensativo.

Musetta se quita los

pendientes, se los da a Marcelo

y le dice, en voz baja)

 

MUSETTA

¡Toma, véndelos!

Trae cualquier medicamento.

¡Consigue un médico!...

 

RODOLFO

Descansa.

 

MIMÍ

¿No me abandonarás?

 

RODOLFO

¡No! ¡No!

 

(Mimí va durmiéndose. Rodolfo

coge una silla y se sienta junto

a la cama. Marcelo se dispone

a salir; Musetta lo detiene y lo

aleja  de Mimí)

 

MUSETTA

¡Escucha!

Quizás sea esta la última vez

que ella expresa un deseo,

¡pobrecita! Por el manguito de piel

iré yo. Me marcho contigo.

 

MARCELO

(conmovido)

¡Eres buena, Musetta mía!

 

(Salen, apresuradamente, ambos)

 

COLLINE

(Mientras Musetta y Marcelo

cuchichean, se está quitando

el abrigo, emocionado)

Vieja zamarra, escucha,

yo me quedo en tierra; tú, asciende

al sacro monte de piedad.

Recibe mi agradecimiento.

Jamás encorvaste la espalda

ante el rico y el poderoso.

Pasan, en tus bolsillos,

como en amenos refugios,

filósofos y poetas.

Ahora que los días felices

se nos van, te digo adiós

fiel amigo mío.

Adiós, Adiós.

 

(Lo empaqueta y lo coloca bajo

el brazo; se acerca a Schaunard,

y le golpea en la espalda

diciéndole con tristeza)

 

Schaunard, cada uno a su manera,

 

(Schaunard levanta la cabeza)

 

hagamos juntos un acto de piedad;

yo... esto,

 

(Le enseña el abrigo que tiene

bajo el brazo)

 

y tú...

 

(Señalando a Rodolfo inclinado

sobre Mimí adormilada)

 

¡Dejémoslos solos allí!...

 

SCHAUNARD

(se pone en pie, conmovido)

Filósofo, ¡tienes razón!

 

(Mirando hacia la cama)

 

Es cierto... ¡Me voy!

 

(Mira alrededor, y para justificar

su salida coge la botella

del agua y baja detrás de Colline

cerrando con precaución la puerta)

 

MIMÍ

(Abre los ojos y ve que todos han

salido y alarga la mano hacia

Rodolfo, que la besa)

¿Se han ido?

Fingí estar dormida porque

quería quedarme a solas contigo.

Tengo tantas cosas que decirte....

o una sola,

pero inmensa como el mar,

como el mar, profunda e infinita...

 

(le pone el brazo en el cuello)

 

¡Tú eres mi amor...

y toda mi vida!

 

RODOLFO

¡Ah! ¡Mimí! ¡Mi bella Mimí!

 

MIMÍ

(Deja caer el brazo)

¿Aún soy bella?

 

RODOLFO

¡Bella como la aurora!

 

MIMÍ

Te equivocas al comparar;

querías decir...

"Bella, como un atardecer".

"Me llaman Mimí; ¿por qué?

No lo sé'.

 

RODOLFO

(enternecido y cariñoso)

Volvió a su nido la golondrina

y gorjea.

 

(Saca el sombrerito de Mimí

de donde lo tenia guardado,

junto a su corazón)

 

MIMÍ

(alegremente)

Mi sombrerito!

Mi sombrerito...

¡Ah!

 

(Acerca la cabeza a Rodolfo,

que le pone el sombrerito

Mimí hace sentarse cerca de ella

a Rodolfo y queda con la cabeza

apoyada sobre el pecho de él)

 

¿Te acuerdas de cuando

entré aquí

la primera vez?

 

RODOLFO

¡Que si me acuerdo...!

 

MIMÍ

Se había apagado la llama...

 

RODOLFO

¡Estabas tan turbada!...

Después, perdiste la llave...

 

MIMÍ

¡Y te pusiste a buscarla a gatas!...

 

RODOLFO

...y, buscando, buscando...

 

MIMÍ

Mi querido señor,

hoy puedo decirlo,

la encontró usted tan deprisa...

 

RODOLFO

Ayudaba al destino.

 

MIMÍ

(Recordando su encuentro con

Rodolfo la tarde del día de Navidad)

Estábamos a oscuras y, mi rubor

no se veía....

 

(Susurra las palabras de Rodolfo)

 

"Qué manita tan fría...

déjeme caldeársela...".

Estábamos a oscuras y,

me cogiste la mano...

 

(Mimí presa de un espasmo

de tos, deja recaer la cabeza,

extenuada)

 

RODOLFO

(Asustado, la sostiene en sus brazos)

¡Dios mío! ¡Mimí!

 

(Schaunard entra en ese momento

al grito de Rodolfo corre al lado de

Mimí)

 

SCHAUNARD

¿Qué ocurre?

 

MIMÍ

(abre los ojos y sonríe para

tranquilizar a Rodolfo y Schaunard)

Nada; estoy bien.

 

RODOLFO

(La deja sobre la almohada)

No hables, por caridad.

 

MIMÍ

Si, si, perdona;

ahora seré buena.

 

(Regresan Marcelo y Musetta;

después, Colline. Musetta pone una

vela sobre la mesa)

 

MUSETTA

(A Rodolfo)

¿Duerme?

 

RODOLFO

(acercándose a Marcelo)

Descansa.

 

MARCELO

He visto al doctor. Vendrá.

Le he dicho que se dé prisa.

Aquí está la medicina.

 

(Enciende una lámpara y

la pone sobre la mesa)

 

MIMÍ

¿Quién está hablando?

 

MUSETTA

(Se acerca a Mimí y le

da el manguito de piel)

Yo. Musetta.

 

MIMÍ

(Con la ayuda de Musetta se

incorpora y con alegría casi

infantil coge el manguito)

¡Oh, qué bonito y qué blando!

No tendré más las manos heladas.

Su tibieza...

las embellecerá.

 

(A Rodolfo)

 

¿Eres tú quien me lo ha comprado?

 

MUSETTA

(Rápida)

Sí.

 

MIMÍ

(tiende una mano a Rodolfo)

¡Tú! Qué inconsciente...

¡Gracias! Lo que habrá costado...

 

(Rodolfo rompe a llorar)

 

¿Lloras?...Si estoy bien.

Llorar así..., ¿por qué?

¡Aquí... amor... siempre contigo!

Las manos... al calor... y dormir.

 

(Pone las manos en el manguito se

adormece inclinando la cabeza

sobre el manguito. Entra en coma.

Silencio. Rodolfo, ya repuesto al

ver que Mimí se ha dormido, se

aleja de ella y, con el gesto,

indica a los demás que no hagan

ruido. Se acerca a Marcelo)

 

RODOLFO

¿Qué ha dicho el médico?

 

MARCELO

Que vendrá.

 

(Calienta la medicina traída por

Marcelo sobre el hornillo encendido,

y casi inconscientemente murmura

una  plegaria. Rodolfo, Marcelo y

Schaunard hablan muy bajito entre

ellos; de tanto en tanto Rodolfo se

acerca a la cama, vigilando a Mimí,

para después, silenciosamente,

volver con los amigos)

 

MUSETTA

(Rezando)

Señora bendita.

dale tu gracia a esta pobrecita;

que no muera...

 

(Se interrumpe. A Marcelo)

 

Aquí hace falta una defensa

pues la llama se agita por el viento.

 

(Marcelo se acerca y pone un libro

bajo la mesa como parapeto

para la llama)

 

Así.

 

(Retoma la plegaria)

 

Que pueda curarse.

Señora santa, yo soy

indigna de perdón;

Mimí, sin embargo,

es un ángel del cielo.

 

(Mientras Musetta reza,

Rodolfo se le acerca)

 

RODOLFO

Aún tengo esperanza.

¿Crees que es grave?

 

MUSETTA

No creo.

 

SCHAUNARD

(de puntillas se acerca a la cama,

hace un gesto de dolor y vuelve

apesadumbrado junto a Marcelo.

Con voz ahogada)

 

Marcelo, ¡ha muerto!

(Rodolfo se percata que el sol

de la ventana va a caer sobre

el rostro de Mimí y se coloca

delante para evitarlo; Musetta

se da cuenta y le da su chal,

estudiando la forma de colocarlo

sobre la ventana. Marcelo se

acerca a la cama y se aleja

asustado. Entra Colline que

pone el dinero sobre la mesa

cerca de Musetta)

 

COLLINE

Musetta, para ti.

 

(Después ve que Rodolfo solo no

puede colocar el chal y corre a

ayudarlo preguntando por Mimí)

 

¿Cómo está?

 

RODOLFO

Ves... está tranquila.

 

(Se vuelve hacia Mimí.

Musetta le hace señas de que la

medicina estará pronto, pero

cuando acude rápido a Musetta,

se da cuenta de la expresión de

Marcelo y Schaunard. Con voz

ahogada por la aflicción dice)

 

¿Qué quiere decir

ese ir y venir...

ese mirarme así...

 

MARCELO

(No lo soporta, corre hacia Rodolfo

y abrazándolo, con voz angustiada

le grita)

¡Valor!

 

RODOLFO

(se precipita a la cama de Mimí, la

sacude, grita con desesperación

extrema, llorando)

 

¡Mimí...! ¡Mimí...!

 

(Se arroja sobre el cuerpo de Mimí)

 

¡Mimí...! ¡Mimí...!

 

(Musetta corre a la cama, lanza

un grito angustioso, arrojándose

arrodillada y llorando a los pies de

Mimí al otro lado de la cama.

Schaunard se desploma sobre una

silla a la izquierda de la escena.

Colline va a los pies de la cama,

quedando aterrorizado por la

de la catástrofe. Marcelo solloza,

volviendo la espalda).

 

FIN DE LA OPERA

 

ATTO PRIMO

 

In Soffitta

 

(Amplia finestra dalla quale si scorge

una distesa di tetti coperti di neve. A

sinistra, un camino. Una tavola, un

letto, un armadietto, una piccola

libreria, quattro sedie, un cavalletto

da pittore con una tela sbozzata ed

uno sgabello: libri sparsi, molti fasci

di carte, due candelieri. Uscio nel

mezzo, altro a sinistra. Rodolfo

guarda meditabondo fuori della

finestra. Marcello lavora al suo

quadro: «Il passaggio del Mar

Rosso», con le mani intirizzite dal

freddo e che egli riscalda alitandovi

su di quando in quando, mutando,

pel gran gelo, spesso posizione.)

 

MARCELLO

(seduto, continuando a dipingere)

Questo Mar Rosso mi ammollisce

e assidera come se addosso

mi piovesse in stille.

Per vendicarmi, affogo un Faraon!

 

(Torna al lavoro. A Rodolfo)

 

Che fai?

 

RODOLFO

(volgendosi un poco)

Nei cieli bigi

guardo fumar dai mille

comignoli Parigi

 

(additando il camino senza fuoco)

 

e penso a quel poltrone

di un vecchio caminetto ingannatore

che vive in ozio

come un gran signore.

 

MARCELLO

Le sue rendite oneste

da un pezzo non riceve.

 

RODOLFO

Quelle sciocche foreste

che fan sotto la neve?

 

MARCELLO

Rodolfo, io voglio dirti

un mio pensier profondo:

 

(Soffiandosi le ditta)

 

ho un freddo cane.

 

RODOLFO

(avvicinandosi a Marcello)

Ed io, Marcel, non ti nascondo

che non credo al sudore della fronte.

 

MARCELLO

Ho ghiacciate le dita;

quasi ancora le tenessi immollate

giù in quella gran ghiacciaia

che è il cuore di Musetta...

 

(Lascia sfuggire un lungo sospirone,

e tralascia di dipingere, deponendo

tavolozza e pennelli.)

 

RODOLFO

L'amore è un caminetto

che sciupa troppo...

 

MARCELLO

... e in fretta!

 

RODOLFO

... dove l'uomo è fascina...

 

MARCELLO

... e la donna è l'altare...

 

RODOLFO

... l'uno brucia in un soffio...

 

MARCELLO

... e l'altro sta a guardare!.

 

RODOLFO

Ma intanto qui si gela! ...

 

MARCELLO

... e si muore d'inedia!...

 

RODOLFO

Fuoco ci vuole...

 

MARCELLO

(afferrando una sedia e facendo

atto di spezzarla)

Aspetta... sacrifichiam la sedia!

 

(Rodolfo impedisce con energia l'atto

di Marcello con gioia ad un'idea che

gli è balenata.)

 

RODOLFO

Eureka!

 

MARCELLO

Trovasti?

 

RODOLFO

(Corre alla tavola e ne leva un

voluminoso scartafaccio.)

Sì. Aguzza

l'ingegno. L'idea vampi in fiamma.

 

MARCELLO

(additando il suo quadro)

Bruciamo il Mar Rosso?

 

RODOLFO

No. Puzza la tela dipinta.

Il mio dramma...,

L'ardente mio dramma ci scaldi.

 

MARCELLO

(con comico spavento)

Vuoi leggerlo forse?

Mi geli.

 

RODOLFO

No,

in cener la carta si sfaldi

e l'estro rivoli ai suoi cieli.

 

(con importanza)

 

Al secol gran danno minaccia...

E Roma in periglio...

 

MARCELLO

(con esagerazione)

Gran cor!

 

RODOLFO

A te l'atto primo.

 

MARCELLO

Qua.

 

RODOLFO

Straccia.

 

MARCELLO

Accendi.

 

(Rodolfo batte un acciarino accende,

una candela e va al camino con

Marcello: insieme dànno fuoco a

queila parte dello scartafaccio

buttato sul focolare, poi entrambi

prendono  delle sedie e seggono,

riscaldandosi voluttuosamente)

 

RODOLFO, MARCELLO

Che lieto baglior!

 

(Si apre con fracasso la porta in fondo

ed entra Colline gelato, intirizzito,

battendo i piedi, gettando con ira sulla

tavola un pacco di libri legato con un

fazzoletto.)

 

COLLINE

Già dell'Apocalisse

appariscono i segni.

In giorno di vigilia

non si accettano pegni!

 

(Si interrompe sorpreso, vedendo

fuoco nel caminetto.)

 

Una fiammata!

 

RODOLFO

(a Colline)

Zitto,

si dà il mio dramma.

 

MARCELLO

... al fuoco.

 

COLLINE

Lo trovo scintillante.

 

RODOLFO

Vivo.

 

(Il fuoco diminuisce. )

 

COLLINE

Ma dura poco.

 

RODOLFO

La brevità, gran pregio.

 

COLLINE

(levandogli la sedia)

Autore, a me la sedia.

 

MARCELLO

Questi intermezzi

fan morire d'inedia.

Presto!.

 

RODOLFO

(Prende un'altra parte dello

scartafaccio.)

Atto secondo.

 

MARCELLO

(a Colline)

Non far sussurro.

 

(Rodolfo straccia parte dello scartafaccio

e lo getta sul camino: il fuoco si ravviva.

Colline avvicina ancora più la sedia e si

riscalda le mani: Rodolfo è in piedi,

presso ai due, col rimanente dello

scartafaccio.)

 

COLLINE

Pensier profondo!

 

MARCELLO

Giusto color!

 

RODOLFO

In quell'azzurro guizzo languente

Sfuma un'ardente scena d'amor....

 

COLLINE

Scoppietta un foglio.

 

MARCELLO

Là c'eran baci!

 

RODOLFO

Tre atti or voglio

d'un colpo udir.

 

(Getta al fuoco il rimanente dello

scartafaccio.)

 

COLLINE

Tal degli audaci l'idea s'integra.

 

TUTTI

(Applaudono entusiasticamente)

Bello in allegra vampa

svanir.

 

(La fiamma dopo un momento

iminuisce.)

 

MARCELLO

Oh! Dio... già s'abbassa la fiamma.

 

COLLINE

Che vano, che fragile dramma!

 

MARCELLO

Già scricchiola, increspasi, muore.

 

COLLINE, MARCELLO

(Il fuoco è spento.)

Abbasso, abbasso l'autore

 

(Dalla porta di mezzo entrano due

Garzoni, portando l'uno provviste di

cibi, bottiglie di vino, sigari, e l'altro un

fascio di legna. Al rumore, i tre innanzi

al camino si volgono e con grida di

meraviglia si slanciano sulle provviste

portate dal garzone e le depongono sul

tavolo. Colline prende la legna e la

porta presso il caminetto: comincia a

far sera.)

 

RODOLFO

Legna!

 

MARCELLO

Sigari !

 

COLLINE

Bordò!

 

RODOLFO

Legna!

 

MARCELLO

Bordò!

 

TUTTI

Le dovizie d'una fiera

il destin ci destinò.

 

(I garzoni partono. Schaunard entra

dalla porta di mezzo con aria di trionfo,

gettando a terra alcuni scudi)

 

SCHAUNARD

La Bancadi Francia

per voi si sbilancia.

 

COLLINE

(raccattando gli scudi insieme a

Rodolfo e Marcello)

Raccatta, raccatta!

 

MARCELLO

(incredulo)

Son pezzi di latta!...

 

SCHAUNARD

(mostrandogli uno scudo)

Sei sordo?... Sei lippo?

Quest'uomo chi è?

 

RODOLFO

(inchinandosi)

Luigi Filippo!

M'inchino al mio Re!

 

TUTTI

Sta Luigi Filippo ai nostri pie'

 

(Depongono gli scudi sul tavolo.

Schaunard vorrebbe raccontare la sua

fortuna, ma gli altri non lo ascoltano:

vanno e vengono affaccendati

disponendo ogni cosa sul tavolo.)

 

SCHAUNARD

Or vi dirò: quest'oro,

o meglio argento,

ha la sua brava istoria...

 

RODOLFO

(ponendo la legna nel camino)

Riscaldiamo il camino!

 

COLLINE

Tanto freddo ha sofferto.

 

SCHAUNARD

Un inglese... un signor... lord

o milord che sia, volea

un musicista...

 

MARCELLO

(gettando via il pacco di libri di

Colline dal tavolo)

Via! Prepariamo la tavola!

 

SCHAUNARD

Io? volo!

 

RODOLFO

L'esca dov'è?

 

COLLINE

Là.

 

(Accendono un gran fuoco sul camino)

 

MARCELLO

Prendi qua.

 

SCHAUNARD

E mi presento.

M'accetta, gli domando...

 

(mettendo a posto le vivande, mentre

Rodolfo accende l'altra candela)

 

COLLINE

Arrosto freddo!

 

MARCELLO

Pasticcio dolce!

 

SCHAUNARD

A quando le lezioni?...

 

(visto che nessuno presta attenzione)

 

Mi presento, m'accetta,

gli domando:

A quando le lezioni?

Risponde:

 

(Imitando l'accento inglese)

 

"Incominciam... Guardare!"

E un pappagallo

m'addita al primo piano,

Poi soggiunge:

"Voi suonare finché quello morire!"

 

RODOLFO

Fulgida folgori la sala splendida.

 

MARCELLO

(Mette le due candele sul tavolo )

Or le candele!

 

SCHAUNARD

E fu così:

Suonai tre lunghi dì...

Allora usai l'incanto

di mia presenza bella...

Affascinai l'ancella...

Gli propinai prezzemolo!...

 

MARCELLO

Mangiar senza tovaglia?

 

RODOLFO

No: un'idea!

 

(Levando di tasca un giornale

e spiegandolo)

 

MARCELLO, COLLINE

Il Costituzional!

 

RODOLFO

Ottima carta...

Si mangia e si divora un'appendice!

 

(Dispongono il giornale come una

tovaglia: Rodolfo e Marcello

avvicinano le quattro sedie al tavolo,

mentre Colline é sempre affacendato

coi piati di vivande)

 

SCHAUNARD

Lorito allargò l'ali,

Lorito il becco aprì,

un poco di prezzemolo;

da Socrate morì!

 

(Vedendo che nessuno gli bada, afferra

Colline che gli passa vicino con un

piatto.)