*Tuba mirum.

Gran Misa de Muertos Op. 5

 

ector Berlioz no era creyente, la composición del Réquiem, por lo tanto no fue una cuestión de fe, sino, un encargo del gobierno francés por intermedio de un amigo suyo -Gasparin- en 1837, hijo del por entonces ministro de Interior. Este encargo se vio demorado debido al abandono del cargo y posterior reemplazo por otra persona al frente del ministerio. Esta demora, provocó una profunda discusión entre Berlioz y Cherubini que perduró hasta el día de su muerte, ya que Cherubini pretendía que una de sus Misas de Réquiem se utilizara en la ceremonia.

Berlioz percibiría una suma de 3000 francos por la confección del Réquiem, suma que se vio retrasada debido a sucesivos ensayos, produciendo problemas económicos en Berlioz. Este inconveniente se intenta subsanar cuando el ministro de guerra de Francia encuentra un emplazamiento para la obra en la conmemoración de la muerte del general Danrémont. Se le promete a Berlioz que se le pagará la deuda y que podrá fijar todas las condiciones para el montaje de la misma, pero, la dirección no estará a su cargo, sino en la batuta del director "oficial" Habeneck, encargado de dirigir las grandes celebraciones musicales de tipo oficial. Cuentan que el día del estreno, Habeneck, precisamente en el momento de la entrada del "Tuba mirum", baja su batuta, saca tranquilamente su tabaquera y se dispone a tomar una pulgarada de tabaco. Berlioz, que se encontraba a su lado, y según sus propias palabras cuenta: "al instante giro rápidamente sobre un talón, y colocándome delante suyo, extiendo mi brazo y marco los cuatros grandes tiempos del nuevo movimiento. Habeneck vio salvado el Tuba mirum y me dijo: Qué sudor frío he tenido; sin usted nos habríamos perdido. ¡Sí!, lo sé bien, le respondí mirándolo fijamente".

Lamentablemente, Berlioz siguió sin cobrar, inclusive, quisieron cambiar el pago del Réquiem por la concesión de una cruz: "Ya me c... en vuestra cruz" -dijo-. Tras advertir la organización de un gran escándalo si no se le pagaba, finalmente, se le concedió un cheque.

Hector Berlioz dedicó posteriormente la obra a su amigo Gasparin.

 

Texto

 

TEXTO EN LATÍN Y ESPAÑOL.

INTROITO

 

Requiem aeternam dona eis Domine: et lux perpetua luceat eis. Te decet hymnus, Deus, in Sion, et tiói reddetur votum in lerusalem; exaudi orationem meam, ad te omnis caro veniet. Requiem....

 

KYRIE

 

Kyrie eleison, Christe eleison, Kyrie eleison

 

DIES IRAE

 

Dies irae, dies illa, solvet saeculum in favilla: teste David cum Sibylla. Quantus tremor est futurus, quando iudex est venturus, cuncta stricte discussurus! Tuba mirum spargens sonum, per sepulcra regionum, coget omnes ante thronum. Mors stupebit et natura, cum resurget creatura, ludicanti responsura Liber scriptus proferetur, in quo totum continetur, unde mundus judicetur. Iudex ergo cum sedebit, quidquid latet apparebit, nil inultum remanebit. Quid sum miser tunc dicturus? Quem patronum rogaturus cum vix iustus sit securus? Rex tremendae maiestatis, qui salvandos, salvas gratis, salva me, fons pietatis.

 

RECORDARE

 

Recordare, Iesu pie, quod sum causa tuae viae, ne me perdas illa die. Quaerens me sedisti lassus, redemisti crucem passus, tantus labor non sit cassus. Iuste iudex ultionis, donum fac remissionis, ante diem rationis. Ingemisco tamquam reus, culpa rubet vultus meus, supplicanti parce, Deus. Qui Mariam absolvisti, et latronem exaudisti, mihi quoque spem dedisti. Preces meae non sunt dignae, sed tu bonus fac benigne, ne perenni cremer igne. Inter oves locum praesta, et ab haedis me sequestra statuens in parte dextra Confutotis maledictis, flammis acribus addictis: voca me cum benedictis. Oro supplex et acclinis, cor contritum quasi cinis, gere curam mei finis. Lacrimosa dies illa, qua resurget ex favilla, iudicandus homo reus. Huic ergo, parce Deus. Pie lesu Domine, dona eis requiem. Amen.

 

DOMINE IESU CHRISTE

 

Domine lesu  Christe, Rex gloriae, libera animas omnium fidelium defunctorum de poenis inferni et de profundo lacu: libera eas de ore leonis, ne absorbeat eas tartarus, ne cadant in obscurum: sed signifer Sanctus Michael repraesentet eas in lucem sanctam: Quam olim Abrahae promisisti et semini eius. Hostias et preces tibi, Domine, laudis offerimus: tu suscipe pro animabus illis, quarum hodie memoriam facimus: fac eas, Domine, de morte transire ad vitam. Quam olim Abrahae promisisti et semini eius.

 

SANCTUS

 

La triple alabanza tomada de Isaías, 6, 3. Sanctus, Sanctus, Sanctus, Dominus Deus Sabaoth. Pleni sunt coeli et terra, gloria tua. Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis.

 

AGNUS DEI

 

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, dona eis requiem, sempiternam. Lux aeterna luceat eis, Domine, cum sanctis tuis in aeternum quia pius es. Requiem aeternam dona eis, Domine et lux perpetua luceat eis.

 

 

INTROITO

 

Dales el eterno descanso, Señor, y resplandezca para ellos la luz indeficiente. En Sión debes ser alabado, oh Dios; en Jerusalén se te han de ofrecer votos; atiende a mi oración; toda carne vendrá a Ti. Dales...

 

KYRIE

 

Señor, misericordia, Cristo, misericordia, Señor, misericordia.

 

DIES IRAE

 

¡Día de ira, aquel día, reducirá el mundo a pavesas! Testigo David con la Sibila * Alude al oráculo de la Sibila eritrea, sobre el fin del mundo*. ¡Cuánto temblor ha de haber cuando el Juez ha de venir a examinarlo todo estrictamente! Una trompeta esparciendo sonido maravilloso por los sepulcros de las regiones congregará a todos ante el trono. Muerte y naturaleza quedarán atónitas cuando resuciten los hombres, para responder al Juez. Abriráse el Libro escrito en que todo se contiene, por donde el mundo será juzgado. Luego, pues, que el Juez se siente, quedará patente todo lo oculto: no quedará delito sin castigo. ¿Qué diré yo entonces? ¿A qué abogado rogaré cuando apenas el justo estará seguro? Rey de tremenda majestad, que a los escogidos salvas por pura gracia, sálvame, fuente de piedad.

 

RECORDARE

 

Acuérdate, Jesús piadoso, que por mí bajaste al mundo, no me pierdas en aquel día. Fatigado en buscarme, te sentaste; clavado en la cruz, me redimiste, no sea inútil tanto trabajo. Justo juez de la venganza: concédeme el perdón antes del día de la cuenta. Gimiendo estoy como reo, enrojece mi rostro por mis culpas; perdona, ¡oh Dios!, te lo suplico. Pues a María absolviste, y atendiste al ladrón, esperanza me infundiste. No son dignas mis plegarias; mas Tú, bueno, haz, benigno, que no me abrase en fuego eterno. Ponme entre tus ovejas, de los cabritos apártame, colocándome a tu diestra. Rechazados los malditos, y a terribles llamas condenados, llámame con los benditos. Ruego, suplicante y postrado, deshecho el coraz6n como ceniza cuida Tú de mi dichoso fin. Lacrimoso aquel día en que resucitará el polvo, para ser juzgado el hombre reo. Perdóname, pues, ¡oh Dios! ¡Piadoso Jesús, Señor dales el descanso! Amén.

 

DOMINE IESU CHRISTE

 

Señor Jesucristo, Rey de la Gloria! Libra a las almas de todos los fieles difuntos de las penas del infierno y del lago profundo; líbralas de la boca del león, no las trague el abismo, ni caigan en las tinieblas; mas el príncipe San Miguel las lleve a la luz santa que en otro tiempo prometiste a Abraham y a sus descendientes. Ofrecémoste, Señor, hostias y súplicas de alabanza; recíbelas Tú por las almas de quien hoy hacemos memoria. Haz, Señor que pasen de la muerte a la vida que en otro tiempo prometiste a Abraham y a sus descendientes.

 

SANCTUS

 

Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos. Llenos están los cielos y la tierra de tu Gloria. Hosanna en las alturas. Bendito el que viene en el nombre del Señor. Hosanna en las alturas.

 

AGNUS DEI

 

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, dales el descanso siempre eterno. Alúmbreles, Señor, la claridad eterna: Con tus Santos para siempre, pues eres piadoso, Dales, Señor, eterno descanso y resplandezca sobre ellos la luz indeficiente: Con tus Santos para siempre, pues eres piadoso.

 

Si tiene problemas de lectura, ponga pausa en el reproductor de audio y accione este lector de texto.

Gran Misa de Muertos

Chorus and Orchestra of the Guildhall School of Music and Drama
Chorus and Orchestra of the Paris Conservatoire
Philharmonia Chorus
Sir Colin Davis

“DEJE SU OPINIÓN EN EL LIBRO DE INVITADOS, GRACIAS”

DEJE SU OPINIÓN