*Obertura.

MARZO...

MÚSICA INCIDENTAL PARA SOLO DE VOCES Y ORQUESTA: EGMONT, OP. 84

Música incidental para solo de voces y orquesta: Egmont, op. 84


eethoven compuso la música para el drama de Johann Wolfgang von Goethe, Egmont (escrito en 1788), entre octubre de 1809 y mayo de 1810, de modo que, cronológicamente, queda ubicado entre la sexta y séptima sinfonías. La partitura fue encomendada por Joseph Hartl, director del Hoftheater de Viena, ya que las propias indicaciones de Goethe mencionan la necesidad de música. La primera ejecución tuvo lugar el 15 de junio de 1810, en Viena, donde la obra recibió grandes elogios por el propio Goethe, quien manifestó públicamente su admiración por la genialidad de Beethoven.


Argumento


El drama se desarrolla en Bruselas durante la época de la inquisición española. Felipe II de España, en un esfuerzo por acentuar su dominación en Flandes, impidiendo así la expansión de la Reforma iniciada por Martín Lutero, tiene poca fe en la regencia del país por parte de su hermanastra, Margarita de Parma, y despacha al notorio Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, III Duque de Alba, con un ejército para que la "ayude" a cumplimentar sus órdenes.

A su llegada, el Duque decide deshacerse de dos patriotas: Egmont (Lamoral, Príncipe de Gaure y Conde de Egmont), héroe muy querido de los flamencos, y su mucho más cauto amigo, Guillermo de Orange, quienes junto al Conde de Horn protestaron por la implantación de la inquisición en los Países Bajos llevada a cabo por el cardenal Granvela, obispo de Arras. Ambos son citados a comparecer en el palacio ante el Duque, pero Guillermo, temiendo dificultades, se ha retirado a su provincia nativa. También ha tratado de persuadir a Egmont de que le acompañe, pero éste, idealista, ingenuo y confiado, subestima las prevenciones de Orange contra el Duque de Alba y se presenta para enfrentar su "invitación". En su entrevista, cambian acalorados puntos de vista divergentes, lo que motiva el encarcelamiento de Egmont por los siervos de Alba. Pocas horas más tarde, el héroe flamenco se entera de que ha sido condenado a muerte por alta traición, sentencia adoptada e impuesta en flagrante contravención con las leyes de los Países Bajos.

Paralela esta acción, desarróllase una historia de amor. Clara, profundamente enamorada de Egmont, resiste las instancias de su madre, que la urge a desposarse con un tal Brackenburg. Este, desdichado por el rechazo de Clara, adquiere un frasco de veneno para quitarse la vida, pero la joven se las arregla para apoderarse del mortífero elemento. Al enterarse de la sentencia recaída sobre su amado, ingiere el veneno y muere. Su imagen se aparece en sueños ante Egmont, en vísperas de su ejecución. En ese momento le despiertan los redobles de tambor de los guardias que van a entrar en su celda. La visión se desvanece y Egmont, dotado ahora de nueva fortaleza espiritual, les sigue al cadalso; camina erguido, pues tiene la convicción de que su muerte será símbolo para el levantamiento de su pueblo, sacudiendo el yugo de la tiranía.


La música


Obertura: Sostenuto, ma non troppo - Allegro - Allegro con brio (Fa menor)

Página magistral conocida y celebrada por derecho propio, es a la vez un poema sinfónico que condensa al drama y le "traslada" musicalmente. Nos ofrece la música lenta y oscura de la tiranía, los sonidos heroicos de la revolución y los brillantes acordes de la victoria moral.


Obertura Egmont, op. 84
Orquesta Filarmónica de Berlín
Sergiu Celibidache (1950)

Lied: "Die Trommel gerühret": Vivace (Fa menor)

"Lied" de Clara, quien canta para complacer a su madre; ésta cree que una canción puede ayudar a disipar la tirantez entre su hija y Brackenburg, quien también se halla en escena. Este Lied dilecto de Clara revela que sus pensamientos no están puestos precisamente en Brackenburg.


Die Trommel gerüreht! Das Pfeifchen gespielt!

Mein Liebster gewaffnet dem Haufen befiehlt,

die Lanze hoch führet, die Leute regieret.

Wie klopft mir das Herz! Wie wallt mir das Blut!

O hätt'ich ein Wämslein Und Hosen und Hut!

Ich folgt'ihm zum Tor'naus mit mutigem Schritt,

ging' durch die Provinzen, ging' überall mit.

Die Feinde schon weichen, wir schießen da drein;

welch' Glück sondergleichen, ein Mannsbild zu sein!


¡Redobla el tambor! ¡Resuena el pífano!

Mi amado conduce a la batalla sus bravías tropas.

En alto su lanza, en alto su gente.

¡El corazón me palpita! ¡La sangre me bulle!

¡Oh, si tuviera chaqueta, pantalones y casco!

¡Con qué arrojo le seguiría, marchando por el pórtico!

Por toda la provincia le seguiría sin vacilar.

Los enemigos se rinden; los capturamos o los fusilamos ¡Ay de mí!

Qué emocionante embriaguez la de ser soldado!


Paul Thumann: Clara, Brackenbug y la madre de Clara.

Interludio I: Andante (Mi mayor -interpolado entre los actos I y II-)

Consiste en dos partes. La sección Andante refleja lo que acaba de ocurrir, es decir, el monólogo de Brackenbug durante el cual extrae el veneno del bolsillo, encarando el suicidio como medio de poner fin a su desventura amorosa. Sigue un Allegro con brio que desde profundidades misteriosas se eleva a fortissimo, describiendo la intranquilidad de los ciudadanos, tema de la escena siguiente.


Interludio II: Larghetto (Mi bemol mayor -interpolado entre los actos II y III-)

Sigue a la escena en la que Guillermo previene a Egmont de los peligros que correrá si acepta la convocatoria de Alba, y en que le insta a huir juntos. No intervienen flautas, y un movimiento rítmico en los timbales crea un clima de tensión y presagio.


Lied: "Freudvoll und Liedvoll, gedankenvoll sein": Andante con moto - Allegro assai vivace (La mayor)

La madre de Clara le urge nuevamente a casarse con Brackenbug (que después de todo, no se ha suicidado). En respuesta, Clara canta así:


Freudvoll und leidvoll, gedankenvoll sein;

langen und bangen in schwebender Pein;

himmelhoch jauchzend, zum Tode betrübt;

glücklich allein ist die Seele, die liebt.


Bienaventurada, y llorosa, con la mente llena de ideas;

esperando y temiendo con apasionado dolor;

ora gritando en triunfo, ora hundida en la desesperación.

¡Qué alegría puede compararse con la incitante embriaguez del amor!


Pronto aparece Egmont, y en el curso del diálogo con Clara le reitera sus propuestas de amor.


Interludio III: Allegro - Marcia. Vivace  (Do mayor -interpolado entre los Actos III y IV-)

Comienza a escucharse cuando no ha caído aún el telón sobre la escena entre Egmont y Clara. La introducción, semejante a un recitativo, va seguida de un Allegretto que comenta los sentimientos de la pareja de enamorados, parafraseando parte de la temática escuchada en el Lied precedente. La segunda parte de este Interludio es una marcha acotada Vivace, que pasa del pp. al ff. para desvanecerse nuevamente en un murmullo. Hacia el final de esta página se levanta el telón, y los pobladores atraviesan furtivamente la escena. Al cesar la música comienzan a cuchichear entre sí, lamentándose con amargura —pero con mil precauciones— del reinado de terror que se cierne sobre ellos desde la llegada de Alba.


Thomas Phillibrown: Egmont y Clara (detalle).

Interludio IV: Poco sostenuto e risoluto - Larghetto - Andante agitato  (Mi bemol mayor -interpolado entre los Actos IV y V-)

La música comienza a oírse luego de la discusión entre Egmont y el Duque, en el instante en que arrestan al héroe Flamenco. La música recuerda el Interludio II, donde Guillermo advierte a Egmont qué suerte pueden correr. El Andante agitato desemboca en la escena siguiente, donde Clara trata de sublevar al pueblo para que libere a Egmont.


Frans Hogenberg: Los Condes de Egmont y Horn, capturados en el palacio de el Duque de Alba, 10 de septiembre 1567.

"Clärchens Tod bezeichnend": Larqhetto (Re menor)

Este número oficia de fondo musical para la muerte de Clara. Notas insistentes de los cornos interrumpen frecuentemente la melodía. Esas notas pueden querer simbolizar el pulso desfalleciente de Clara o el parpadear de la lámpara (que se apaga al final de la escena.)


Melodrama: Poco sostenuto - Poco vivace - Andante con moto - Allegro ma non troppo (Mi bemol mayor)

Egmont, en su celda, acaba de escuchar la lectura de su sentencia de muerte. Los guardias y Fernando (hijo de Alba) han salido. Egmont se sienta en su camastro y canta:


Süßer Schlaf! Du kommst wie ein reines Glück,

ungebeten, unerfleht am willingsten.

Du lösest die Knoten der strengen Gedanken,

vermischest alle Bilder der Freude und des Schmerzes;

ungehindert fließt der Kreis innerer Harmonien,

und eingehüllt in gefälligen Wahnsinn versinken wir

und hören auf zu sein...


¡Dulce sueño! Como la felicidad más pura,

llegaste sin que se te invitara, sin que se te invocara.

Tú desprendes los nudos del pensamiento caviloso,

entremezclando imágenes de alegría y de pesar;

sin trabas, fluye el círculo de la íntima armonía;

y envueltos en gratas ilusiones, nos sumimos en olvido,

y cesamos de existir...


Egmont cae adormecido. La orquesta toca un reflexivo y melancólico pasaje. Pero pronto se transforma el clima y un trozo corto, de acordes repetidos, despliega una atmósfera de venturosa paz. De improviso aparecen en las cuerdas rápidas escalas al unísono, con este comentario de Beethoven: "Muerte de Egmont". Sigue un toque de trompeta así explicada por el compositor: "El toque de trompeta simboliza la libertad, reconquistada por la tierra natal" (de Egmont, naturalmente). Reaparece el toque de trompeta: "Aquí, la libertad, con la guirnalda, se aproxima a la cabeza de Egmont". Un redoble de tambor interrumpe la música: "Aquí se desvanece la aparición." Egmont despierta, los guardias se aproximan:


Horch! Horch! Wie oft rief mich dieser Schall

zum freien Schritt nach dem Felde des Streits! und des Siegs!


¡Oigamos! ¡Oigamos! ¡Cuán a menudo este son

guiaba mis felices pasos al campo de batalla y de victoria!


Visión de Egmont sueños: "La libertad" le entrega una corona de laurel.

Otro redoble de tambor, y al entrar los guardias para llevarse a Egmont al cadalso exclama:


Ja, führt sie nur zusammen! Schliesst eure Reihen,

ihr schreckt mich nicht.

Dich schliesst der Feind von allen Seiten ein!

Es blinken Schwerter - Freunde, höh’rem Mut!

Im Rücken habt ihr Eltern, Weiber, Kinder!

 

(auf die Wache zeigend)

 

Und diese Soldaten treibt ein hohles Wort des

Herrschers, nicht ihr Gemüt!

Schützt eure Güter! Und ener Liebstes zu erretten,

fallt freudig, wie ich euch ein Beispiel gebe.


¡Sí! ¡Guíalos! Estrechad filas,

no me aterráis.

¡El enemigo se repliega por doquier!

Centellean las espadas; ¡Coraje, amigos!

¡Detrás vuestro están vuestros padres, esposas, hijos!

 

(Señalando al guardia)

 

Y éstos actúan impulsados por la hueca palabra de su amo,

no por libre voluntad.

¡Proteged vuestros hogares! Y para salvar a aquellos que os son más caros,

¡Aprontaos a seguir mi ejemplo y caer gustosos!


Anónimo: Egmont y el Conde de Horn fueron decapitados en la Plaza Mayor de Bruselas el 5 de junio de 1568.

"Sinfonía de la victoria": Allegro con brio (Fa mayor)

Finalmente, tenemos la pieza que cierra la obra, designada como Sinfonía de la Victoria. Esta pieza no debe confundirse con otra obra orquestal de Beethoven, independiente de Egmont y que es conocida indistintamente como Sinfonía de la batalla, La victoria de Wellington y La batalla de Vitoria.


Louis Gallait: Las cabezas y los cuerpos de los Condes de Egmont y Horn expuestos en el Ayuntamiento de Bruselas, 5 de junio de 1568.

Si tiene problemas de lectura, ponga pausa en el reproductor de audio y accione este lector de texto.

Artículo

La música

“DEJE SU OPINIÓN EN EL LIBRO DE INVITADOS, GRACIAS”

DEJE SU OPINIÓN